10 cosas que debí hacer antes de que la vida me arrebatara a mi hijo

Jamás vamos a estar preparados para ver morir a aquellos que amamos, mucho menos si se trata de un hijo.

No hay nada tan definitivo y doloroso como la muerte y por más que es una sombra que siempre está presente en nuestra vida, no es hasta que se convierte en un hecho que logramos dimensionar la falta que nos va a hacer la persona que se ha ido, por eso todos los que han perdido a un ser amado siempre quieren transmitirnos algo importante que se hace claro como el agua en esos momentos y es que aprovechemos y valoremos a los que nos rodean porque un día ya no estarán más a nuestro lado.

La muerte del pequeño Hughie, le dejó a su padre Richard Pringle, a su mamita y a sus hermanos un vacío enorme en sus corazones, nunca lo podrán llenar y siempre echarán de menos su presencia, desearían con todas sus fuerzas volver a tener aunque sea un instante más junto a él.

Con tan sólo tres añitos de edad, partió de este mundo a causa de un inesperado derrame cerebral, pero hoy su padre quiso compartir con todos lo que quisieran oírlo, 10 cosas que aprendió con la muerte de su adorado niño, lo hizo con la esperanza que aquellos que tienen la dicha de tener a sus hijos a su lado sepan valorar lo valioso de esa oportunidad y sean conscientes que no todos los padres pueden sentir la dicha de contemplar la dulce carita de sus hijos.

Este fin de semana fue el aniversario de la muerte de Hughie y aunque estamos completamente devastados por lo que pasó, siempre celebramos su existencia y lo que nos trajo en los tres años que estuvo con nosotros. — Contó el padre a un reconocido medio de comunicación que lo contactó luego de que miles de personas compartieran los diez consejos que escribió en su perfil de Facebook.

Nos dio una vida de recuerdos asombrosos y mi trabajo es siempre recordar eso. — Añadió.

Estos fueron los 10 consejos que le salieron del alma en el momento más doloroso y difícil de su vida, por favor compártelos porque son realmente valiosos y a muchos nos hace falta parar un instante en medio del afán que vivimos a diario para apreciar lo afortunados que somos y dar las gracias por ello.

1. Valora cada instante con tus hijos. No imposta en donde te encuentres o que estés haciendo, si es de día o de noche, si estás en el trabajo, el auto o en la casa, no importa el lugar, valora cada momento con tus hijos y disfrútalos al máximo.

2. No te olvides de despedirte cada noche o cada día de tus hijos con un beso pues nunca sabes cuándo será la última vez que los llevarás a la cama o cuando será el último beso.

3. Los recuerdos son para siempre, no importa en donde te encuentres o que estés haciendo con tus hijos, toma todas las fotografías y los vídeos que puedas, tal vez eso sea lo único que te quede en un futuro.

4. El tiempo no se detiene, no lo pases trabajando; dedícale gran parte de el a tus hijos, juega con ellos, llévalos al parque, a acampar, a pasear en bicicleta, enséñalos a conducir. No esperes hasta el final cuando ya sea muy tarde.

5. Anota en un diario todo lo que hagan tus hijos, las cosas buenas, las cosas malas, los triunfos, los fracasos, absolutamente todo, mi esposa y yo comenzamos un diario después de la muerte de Hughie para tener sus recuerdos guardados, lo mismo hacemos con sus hermanos para que cuando sean viejos puedan leer todo lo que vivieron en el pasado.



6. El amor es infinito, no tiene límites, no importa cuanto lo demuestres siempre habrá más en tu corazón.


7. El dinero no importa, no te fijes en cuanto te hacen gastar, ¡gasta tiempo en ellos! eso si es verdaderamente valioso, los pequeños momentos y detalles, a la larga terminan convirtiéndose en los más grandes. Yo ya no recuerdo cuanto o en qué gasté en mi hijo pero si en todo lo que juntos hicimos.

8. Levantarte por las mañanas y ver a tus hijos es algo por lo cual debes sentirte afortunado, no desperdicies el tiempo, desayuna con ellos, llévalos al colegio, a los partidos de futbol, a ver una película. El tiempo no se detiene así que disfruta a tus hijos; el que vayan a la universidad, el que se casen y tengan sus propios hijos. Ese es el verdadero valor de la vida.

9. Canten juntos. Aunque parezca algo muy simple muchos de los recuerdos se fabrican con la música, demasiados recuerdos que me vienen a la mente cuando escucho ciertas canciones, me hace acordarme de cuando viajábamos juntos en el auto y cantábamos nuestras canciones favoritas.

10. Haz que cada momento que pases a su lado sea tan divertido como si fuera el último, no importa donde estén o que estén haciendo, la vida es muy corta como para no divertirse, ríe, corre, haz bromas, pasa los mejores momentos con tus hijos y así no te lamentarás cuando ya sea muy tarde.

Gracias Richard por alentarnos a ver que en el momento que la persona que amamos ya no esté a nuestro lado, serán las pequeñas cosas, las más simples y fáciles de lograr, las que se convertirán en un tesoro por el resto de lo que nos quede de vida.

Una canción, una foto, un aroma, un recuerdo… serán las cosas que esa persona deje atrás para recordarnos que un día estuvimos juntos.

Que en paz descanses ángelito.

Fuentes: TheSun, KentLive, Honey.