A Pesar De Ser Unos Niños Nadie Los Pudo Perdonar, Su Crimen Es Infame Y Atroz

Este vídeo hace un exhaustivo recorrido por los aterradores acontecimientos.

El caso de estos dos niños causó conmoción, no sólo en Gran Bretaña, en el mundo entero, porque no hay precedentes en la historia moderna de un crimen tan aberrante, tan cruel y tan atroz cometido por dos personas de tan sólo 10 años de edad.

Estos dos son una muestra del grave nivel de degradación que ha alcanzado nuestra sociedad, de los límites que se pueden llegar a romper debido a los interminables ciclos de abuso, abandono y violencia que convierten a la víctima en un potencial victimario y de la precaria eficiencia de la justicia que suele quedarse demasiado corta en la aplicación de un castigo equivalente al crimen que libre a la comunidad de elementos perversos que ponen a todos en peligro.

Este vídeo contiene un documental en el cual podrás ver que el caso suscitó un amplio debate en el que se sitúan dos posturas: por un lado se vivió la profunda indignación y extremo dolor de la familia causados por la gravedad del crimen así como el cinismo, consciencia e inteligencia con el que fue planeado y ejecutado. Marchas y manifestaciones se solidarizaban con la familia que clamaba justicia y un castigo ejemplarizante, veían a los dos niños como monstruos que se ocultaban y hábilmente se aprovechaban de sus caras de inocencia para no tener que pagar por sus acciones y salir ilesos del infierno que desataron.



uyhgtt67yh

Por otro lado, estaban aquellos que no querían que se perdiera de vista el hecho de que los asesinos eran dos niños de muy cortas edades que venían de familias disfuncionales, con padres borrachos, violentos y abusivos y que al ser tan jóvenes podían tener aún la posibilidad de ser reformados y convertidos en futuros ciudadanos de bien. Sobre todo fueron las instituciones públicas las que lucharon constantemente porque no dejaran de ser tratados como los niños que eran.

A 23 años de lo sucedido, todos aquellos que en algún punto los defendieron se cuestionan si no cometieron un grave error y mientras pensaron que protegían a dos niños, en realidad permitieron que un par de monstruos deformados hasta el último de sus huesos se escurrieran entre sus manos… Continúa en la siguiente página…