Agata, la bebé que hizo llorar al mundo

Agata nos entregó la más bonita de las demostraciones de amor puro.

La dulce y tierna bebé a instantes de nacer, tan pronto sintió el calor de las mejillas de su madre, se aferró en un fuerte abrazo a ella, símbolo del increíble y maravilloso vínculo existente entre madre e hijo. Un vínculo que comienza en la gestación y sólo muere hasta que ambos han ya partido de este mundo.

Brenda y Patrick fueron testigos del nacimiento de su adorada nena el 5 de abril  de 2017 en el hospital de Santa Monica, ubicado en la hermosa ciudad de Río de Janeiro – Brasil, mientras el médico le practicaba una cesárea complicada a la joven madre.

Cómo se acostumbra ahora debido al tremendo énfasis que han hecho, médicos, psicólogos y especialistas en la importancia del contacto entre madre e hijo en los primeros instantes de vida del bebé, las enfermeras acercaron a la dulce recién nacida a su madre.

Por supuesto la bebé estaba llorando, pero tan pronto sintió la proximidad de su mamá, se tranquilizó y sólo hacía pequeños soniditos en medio de la confusión que supone llegar a un mundo desconocido tan diferente al vientre materno que por nueve meses había habitado.

No obstante, la pequeñita parece reconocer de inmediato que aquella mujer que está en esa camilla, es su madre, es su mundo, es el cordón que une su alma a la existencia terrenal, pues comienza de inmediato a consentir y besar sus mejillas con el más puro amor que de un ser pueda emanar hacia otro y ante el intento de las enfermeras de retirarla para seguir con el protocolo que se lleva a cabo al recibir al recién nacido, Agata comienza a llorar.

La madre describe el conmovedor momento diciendo que sintió como una explosión de felicidad en su interior y que su hijita le había dado el más grande regalo en el día de las madres que se aproximaba.

Y vaya que Agata nos dio a todos un fabuloso regalo del día de las madres, porque nos permitió recordar el indescriptible momento en que sentimos por primera vez el cuerpito de nuestro bebé junto a nosotros y pudimos con nuestra propia piel percibir el bum bum de su corazón latiendo, esa es una experiencia que nunca en la vida se olvida.



Precisamente por eso miles de madres y padres compartieron llenos de emoción el bonito vídeo, que fue visto en todas las latitudes y que se usa para evidenciar la necesidad de los bebés de sentir a sus madres en sus primeros instantes de vida.

En una entrevista que Brenda ofreció a Metro, un medio de prensa inglés que la contactó luego de que su vídeo se hubiera vuelto famoso, contó parte de lo que recuerda sobre lo ocurrido en el quirófano:

El equipo médico era genial y todos estaban realmente sorprendidos de que mi bebé actuara de esta manera. No podían creer lo cariñosa que era conmigo. Agata tiene ahora tres meses de edad y está muy bien, todos los días es una sorpresa y me encanta ser madre.

Como la propia madre informó, la bebé esta saludable y creciendo hermosa, por supuesto, no ha dejado de ser en extremo cariñosa con sus dos padres y se caracteriza por siempre estar sonriendo.

Si quieres, comparte con nosotros en los comentarios cómo fue el primer momento en que tuviste a tu bebé entre tus brazos y mira el vídeo de Agata y Brenda completo a continuación.

Una cosa muy linda de resaltar de esta joven madre, es que no sólo es dulce y entregada con su hijita, también es muy tierna con los animales, manifiesta que le duelen los atropellos que las personas crueles cometen contra estos indefensos y nobles seres, tiene en muy buen estado a sus mascotas a las que quiere con el alma y cada vez que puede, sale a alimentar a aquellos que no tuvieron la fortuna de ser adoptados por una buena familia y tienen que sufrir los terribles rigores del abandono y las calles.


Fuentes: Metro, Facebook.