Asesinó a su hijo porque encontró unas extrañas fotos en su habitación

El padre era un verdadero pervertido.

Nunca va a dejar de sorprenderme las cosas tan oscuras que la gente es capaz de esconder detrás de las puertas de su casa y si bien es cierto que todos tenemos derecho a la intimidad, esta es respetable siempre y cuando no le haga, de ninguna forma, daño a nadie.

Sin embargo, los problemas comienzan cuando los secretos son tan oscuros que si alguien amenaza con su divulgación este pude ser el final para quién se atrevió a ir más lejos de lo que era prudente porque la persona una vez descubierta siente que ya no hay vuelta atrás y que debe hacer lo que se haga necesario para salvaguardar aquello que tan celosamente esconde.

Lo triste es que en este caso, la persona que descubrió el perturbador secreto que escondía Mark Redwine, fue su propio hijo y para él valía más mantener su turbia vida en secreto que la existencia del ser que trajo al mundo.

Este hombre y Elaine Hall se casaron siendo jóvenes y producto de su matrimonio nacieron dos hijos, uno de ellos fue Dylan. Pero las cosas entre la pareja no funcionaron y decidieron divorciarse. Como en muchos casos, este proceso lastimó mucho a ambos hijos porque la pareja no supo llevar las cosas con altura y sensatez sino que se dedicaron a hacerse mutuamente un infierno la vida. Las fuertes peleas que enfrentaron giraban, sobre todo, en torno a la custodia de los dos niños y la repartición de los bienes.

Finalmente un juez decidió que lo mejor era que los menores vivieran con su madre y ordenó unas visitas ocasionales para el padre. Así ambos niños solían pasar al menos dos fines de semana al mes con su padre, lamentablemente, la relación entre ellos no era nada buena y con cada día que pasaba se volvía más tensa.

En una de esas ocasiones, él salió de casa y los niños aburridos, comenzaron a esculcar en los cajones de la habitación de Mark, se quedaron con la boca abierta cuando descubrieron unas perturbadoras imágenes.

En ellas aparecía el padre vestido de mujer, portaba unos altísimos tacones y tenía la cara completamente maquillada, pero como si esto no fuera de por si ya traumático de ver para los dos pre adolescentes, el hombre tenía un pañal puesto y se estaba comiendo su propio excremento. Si, completamente asqueroso y perverso!



Dylan y su hermano reaccionaron riéndose de la situación. Tan pronto Mark regresó Dylan comenzó a burlarse de él diciéndole que habían visto las fotos, el otro hermano se mantuvo más al margen de todo. Al comienzo lo negó y dijo que ese no era él, luego empezó a molestarse, en esa ocasión la situación no trascendió a más.

Sin embargo, en visitas posteriores el joven no paraba de burlarse de él, hasta que el padre no lo soportó más y en un arranque de ira mató al chico de 13 años de edad, su propio hijo.

En un inicio Dylan fue reportado como desaparecido y se necesitó de varios años para determinar la culpabilidad del padre en el asesinato hasta que los investigadores empezaron a hallar restos del cadáver del adolescente regados en distintas partes cerca a la propiedad de Mark.

El hombre fue tan cínico que incluso antes de que la policía lo arrestara por el homicidio de su hijo, fue al famoso programa Dr. Phill en donde acusó a Elaine, la madre, de ser ella quien había asesinado al menor. La mujer por su parte siempre sospechó de su ex-marido.

Aunque suene difícil de creer, fue por esta tonta razón, producto de sus aberraciones, que un niño perdió su vida a la corta edad de trece años a manos de su propio padre.


Fuentes: DailyMail, KDVR, DenverPost, CBSLocal.