Como Se Veían Sus Dedos Era Lo De Menos, Este Mal Hábito Destruyó Su Vida

Esta historia te demostrará que aquellos hábitos que consideramos inofensivos pueden ser fatales.

Las manías y desordenes en el comportamiento son cosas que nos debemos tomar muy en serio y nunca a la ligera. Muchas personas suelen despreciarlas y presionar a quienes las padecen para que simplemente dejen de actuar así. pero dichos problemas son muy complejos y aunque la persona los quiera evitar, no es tarea fácil y muchas veces requerirá acompañamiento médico especializado para poder superar sus problemas.

Lo importante, más que hostigar al enfermo, es identificar qué es lo que origina el desorden de comportamiento y los malos hábitos. Las causas pueden obedecer a toda índole de problemas, pero si se logran identificar a tiempo se puede llegar a curar a la persona o al menos hacer más llevadera su afección.

Por ejemplo, el mal hábito que destruyó la vida de John Gardener, un inglés de 40 años de edad, tuvo su origen en una enfermedad física cada vez más frecuente entre la población de todos los países del mundo, especialmente los desarrollados.

ujuhygtfrr78jkkl

Sus problemas comenzaron muchos años antes, cuando tenía apenas 10 meses de edad. Sus padres notaron que el niño estaba constantemente enfermo y que al parecer no se trataba de algo pasajero porque aunque dejaron pasar algunos días con la esperanza de que se recuperara por si mismo, no mostró signos de bienestar y por el contrario su salud se veía cada vez más afectada. Cuando lo llevaron al médico y luego de practicarle diversos exámenes le diagnosticaron diabetes.

Esta enfermedad le hizo requerir inyecciones de insulina dos veces al día por toda su vida y al ser la diabetes un problema de salud tan grave, conllevó otras afecciones de índole físico y emocional que deterioraron de forma extrema la estabilidad de Jhon durante muchos años.

Sin embargo, un hecho en particular haría que su vida empezara a sufrir un efecto domino que lo llevaría a enfrentar las más duras pruebas y situaciones. Cuando John cumplió 30 años tuvieron que amputarle una pierna producto de dolorosas ulceras causados por su avanzada diabetes. Este hecho lo deprimió terriblemente. Sin embargo este sólo era el comienzo pues lo peor estaba por venir… Continúa en la siguiente página…