Condenan al hombre que violó y mató a Yuliana, la pequeña niña indígena colombiana

En un juzgado de Bogotá, la capital colombiana, fue hoy condenado a pasar 622 meses o su equivalente, 51 años y 10 meses, en prisión Rafael Uribe Noguera, el asesino de Yuliana Samboní, la pequeñita de siete años que fue secuestrada, abusada, torturada y finalmente asesinada en un acto de increíble crueldad por parte de este hombre, el pasado 4 de Diciembre en la cuidad capitalina.

Yuliana era una niña de origen muy humilde, proveniente de una familia desplazada del campo por la violencia que había llegado a la ciudad capital en busca de una nueva oportunidad para llevar a cabo su vida. Sus padres se mudaron con la esperanza de poder brindarles a sus hijos un futuro mejor, pero sus sueños quedaron hechos pedazos el día en que mientras la inocente niña jugaba al frente de su casa Rafael Uribe Noguera, un hombre siniestro la secuestró y la llevó a su apartamento para abusar de ella y matarla.

Él es un arquitecto perteneciente a una adinerada familia, quién siempre dio muestras de tener serios problemas de comportamiento sumados a la adicción de drogas y alcohol. Los hermanos de este hombre también están siendo investigados porque que se presume intentaron ayudarlo a evadir la justicia luego de que hubiera cometido el espantoso crimen.



Los hechos sacudieron a la sociedad colombiana y las voces de apoyo y solidaridad no tardaron en llegar desde todas partes del mundo, encabezadas por las peticiones de diversas organizaciones internacionales en pro de los derechos de las mujeres y los niños, quienes exigían se hiciera justicia en este caso y se fortaleciera las políticas de protección a los sectores vulnerables de la población.

Si quieres recordar los hechos, lee también: esta es la reacción del asesino de yuliana samboní cuando es acusado por la policía.

Pues hoy alrededor del medio día, los incontables ruegos y exigencias de justicia fueron contestados cuando la juez 35 de conocimiento lo condenó a pasar más de 51 años en la cárcel, prácticamente el resto de su vida. No obstante la condena fue ejemplar, existe cierto descontento entre las personas ya que la máxima pena que se le puede imponer a alguien en el país es de 60 años y no se ve con buenos ojos que semejante crimen no merezca la máxima pena aplicable.

Cabe resaltar que Rafael Uribe no tendrá ninguna rebaja de pena y además de los años de cárcel deberá también pagar una multa de cien salarios mínimos, una suma más o menos equivalente a 25.000 dólares.

A la audiencia asistió, por parte de la víctima, sólo el padre de la niña ya que la mamá dio a luz a otro hijo hace unos pocos días. Antes de que se conociera la sentencia de la juez, el padre manifestó a los periodistas que lo rodeaban, lo siguiente:

Espero que se haga justicia por mi hija, si no, no valdría la pena tanta prueba y tanta cosa para que le den unos 20 o 30 años, no me sirve, tiene que ser la pena máxima que hay aquí en Colombia

Lo cierto es que nada, ni siquiera la pena más larga del mundo va a devolverle la vida a esa inocente niña, víctima de un hombre cruel que hizo de su paso por la Tierra un verdadero infierno. Hoy la recordamos y deseamos que descanse en paz por toda la eternidad.