Destruyó su cuerpo y luego lo devoró, a este infame ser le piden autógrafos en la calle

Justo cuando creemos que ya lo hemos visto todo, pareciera que el mundo no se cansa de mostrarnos cuán bajo puede llegar a caer esta humanidad por culpa de anormales y enfermos que hacen cosas que ni en la peor de las películas de terror se atreven a mostrar, este es precisamente uno de esos escalofriantes y siniestros casos.

No obstante, lo que me parece casi igual de repugnante a sus acciones es el hecho de que incluso hoy en día hay quienes veneran a este personaje y que gracias al poder político y económico de su padre jamás tuvo que pagar por su atroz crimen.

Su perversa historia comenzó el 11 de Junio del año 1981 en la hermosa ciudad de Paris, Francia. Su nombre es Issei Sagawa, de origen japones, se encontraba en la mencionada ciudad porque estaba realizando un doctorado en poesía que daría por culminada su larga y exitosa etapa de formación universitaria. Provenía de una acaudalada e influyente familia, cuyo apellido era respetado incluso más allá de las fronteras de su lejano país.

Ese día había invitado a una compañera de la universidad a su departamento, con la que había forjado cierta amistad ya que compartían dos cosas: la primera, ambos eran extranjeros y la segunda, amaban profundamente la poesía. Su nombre era Renée Hartevelt, nacida en Holanda, joven, inteligente y supremamente atractiva era el centro de atención de muchos hombres, pero ella prefería estar concentrada en su desarrollo académico por lo que se mantenía más bien solitaria.

Todo estaba marchando bien entre ellos, estaban enfocados en adelantar la traducción de un libro de poesía que debían finalizar pronto, hasta que él intempestivamente le declaró su amor y le dijo que deseaba estar con ella. En una entrevista realizada años después, él mismo relató que la joven había sido muy cortés, respetuosa y educada en la forma como había declinado la audaz propuesta y que había dejado muy en claro que sus intenciones con él no llegaban de ninguna manera hasta el plano amoroso.

Fue entonces cuando el infame hombre, manteniendo una apariencia de total tranquilidad le dijo que entonces al menos leyera un poema para él en voz alta, ella por supuesto accedió. Luego el hombre de pequeña y frágil estructura, se levantó de la mesa pausadamente, se dirigió a un cajón, sacó una escopeta, se acercó nuevamente al hermosa chica y le disparó justo en la nuca. Ella murió al instante.

En este punto de la historia, todavía se trata de un crimen, reprochable por supuesto, pero dentro de los parámetros “normales”, sin embargo, a partir de aquí sus acciones toman una nueva categoría de maldad y perversión.

Resulta que como él se sentía tan atraído por la joven y estaba además frustrado por la negativa de ella a ser su novia, decidió que jugaría un poco con su cadáver. Durante dos días, profanó de todas las maneras posibles el que fue alguna vez el esbelto cuerpo de una estudiante universitaria, haciendo realidad las más horribles fantasías que hubiera deseado cumplir cuando aún ella estaba viva y preferiblemente bajo su consentimiento, pero como las cosas no se habían dado de esa forma él conseguiría sus objetivos de la manera que fuera.

Como si esta aberración no fuera suficiente, decidió también comérsela, literalmente. Despedazó poco a poco ciertas partes, empezando con sus glúteos y centrándose en general en las partes que más le gustaban. En un libro que escribió años después, narra que fritaba las partes y que la carne humana tienen un sabor similar al de la carne cruda del atún.



El 13 de Junio, cuando ya el cadáver comenzó a descomponerse y emitir los característicos olores de la putrefacción supo que era hora de deshacerse de los restos. Metió lo que quedó del cuerpo en bolsas plásticas y luego en una maleta, se dirigió a un parque situado a las afueras de la ciudad y allí intentó arrojar la valija al río, lo cual no logró porque en el lugar había muchas personas y no quería llamar la atención de nadie. Optó por dejar la maleta abandona en una parte alejada del parque.

Por supuesto, la policía no tardó en acusarlo del crimen de su compañera, fue apresado sin generar resistencia el 15 de Junio de 1981. Uno pensaría que sus horripilantes acciones lo condenarían a una vida en prisión y lo alejarían de la sociedad para que jamás volviera a hacerle daño a ninguna persona, pero no, no fue así, porque cuando se tiene dinero y poder parecería que se está por encima, incluso, de la justicia.

A pesar de que él mismo confesó su crimen y ofreció detalles terribles, vomitivos de lo que hizo con el cadáver de Renée, los hábiles abogados de su padre lograron que pasara tan sólo dos años en prisión preventiva para luego ser recluido en un hospital psiquiátrico alegando demencia lo que le hacía imposible responsabilizarse por sus actos.

Allí pasó una corta temporada hasta que de la nada empezó a presentar síntomas de una encefalitis grave con lo cual nuevamente, los abogados de su padre lograron sacarlo del centro de sanidad mental y trasladarlo a su país de origen para que supuestamente pasara en su patria junto a su familia sus últimos días de vida.


Una vez en Japón, se curó mágicamente y por supuesto no fue a prisión porque no tenía en curso ningún proceso penal, pero tampoco fue recluido en ningún lugar para tratar enfermos mentales porque un médico allí dictaminó que estaba en pleno uso de sus facultades.

¿Al fin qué? Primero dijeron que estaba loco para evitar la cárcel, luego que estaba enfermo para evitar el hospital psiquiátrico y cuando ya no había cárcel a la vista resultó que ni estaba enfermo ni loco. Resumen: el dinero y poder de su padre le permitió acabar con la vida de una joven, burlarse de la familia y de la ley y dejar claro el mensaje de que personas como él siempre se salen con la suya.

A parte de la impunidad que hubo en su caso, sus acciones asesinas, caníbales y perversas lo convirtieron en toda una estrella en su país, las personas hacen fila para verlo, pagan por sus autógrafos, le pagan a él para poder sentarse una tarde en privado a charlar, lo contratan para que aparezca en películas de terror y en filmes para adultos y hasta da consejos culinarios y escribe recetas de cocina, es toda una estrella.

Sus padres ya han muerto y según él lo desheredaron y vive sólo de lo que produce su fama.

Fuentes: Rebrn, Wikipedia.