Él perdió el control durante un juego erótico y condujo a su esposa a la muerte

Todos debemos respetar la intimidad de las personas y mientras no se le haga daño a nadie, los juegos que realice una pareja son sólo asunto de ellos. Sin embargo, es muy importante que ambos individuos sean conscientes de que realmente quieren hacer lo que sus parejas les están pidiendo y no que están accediendo a algo en contra de ellos mismos sólo para satisfacer a su compañero o compañera.

Aparentemente, ese no era el caso de Katie Vidawson pues ella si estaba de acuerdo con lo que su esposo Dean le propuso la noche en que todo salió mal y a pesar de que no era la intención de nadie, ese momento marcó el comienzo del fin para esta joven mujer de 23 años de edad.

Dean y Katie se conocieron en Gran Bretaña a la edad de 18 años, se enamoraron y rápidamente comenzaron a vivir juntos, al poco tiempo tuvieron una bonita bebé. Se podría decir que eran una familia perfecta.

Una noche antes de irse a dormir pusieron en práctica un juego con el objetivo de alimentar su pasión y diversificar las actividades rutinarias, Dean ató de manos a Katie con una soga, pero el problema fue que lo hizo demasiado fuerte, haciendo que la cuerda raspara e irritara la piel de su esposa.

Cuando vieron que se les había ido un poco la mano, pensaron que no pasaría a más y que simplemente la próxima vez debían ser más cuidadosos, lamentablemente no habría próxima vez.

Al otro día la muñeca de Katie amaneció mucho peor, estaba inflamada y se veía cada vez más irritada, además ella estaba desalentada y tenía un poco de fiebre. Decidieron que lo mejor era que fuera al médico de emergencia y no esperar a tener una cita médica varios días después.

Por esto, ella se dirigió al hospital, donde la atendió un médico que tenía tan sólo cuatro meses de experiencia ejerciendo su profesión. Él no vio nada demasiado grave en el cuadro de Katie, le diagnosticó un par de medicamentos para bajar su temperatura y le aconsejó hacer estiramientos en la muñeca.



La joven volvió a casa y siguió las indicaciones dadas por el doctor. Pero al otro día, lejos de haber mejorado, su muñeca estaba muy mal, se veía morada, le dolía muchísimo y parecía como si el problema se hubiera trasladado a gran velocidad al resto del brazo, en ese momento para ella era imposible moverlo.

Su esposo aterrado al ver el grave estado en el que tenía el brazo y en general lo enferma que se veía esa mañana, llamó de inmediato a una ambulancia, pero para ella fue demasiado tarde. De camino al hospital sufrió un paro cardíaco y falleció antes de poder siquiera recibir ayuda médica.

Cuando el cuerpo llegó al hospital, rápidamente los médicos diagnosticaron que la causa de muerte fue una agresiva fascitis necrotizante que ingresó por la herida de la muñeca y prosperó en su organismo rápidamente debido a que la mujer tenía muy bajas sus defensas.

Otro factor que indudablemente condujo a la muerte a esta joven mujer fue el mal diagnóstico que recibió inicialmente del médico, quién debió cerciorarse sobre cual era el origen de los síntomas que Katie estaba presentando, si hubiera sido hospitalizada desde el principio, probablemente aún estaría con vida.

No obstante, es cierto que la fascitis necrotizante, se produce por una bacteria muy difícil de erradicar y sigue constituyendo hoy en día para la comunidad médica todo un desafío su lucha por erradicarla una vez llega al organismo. Se considera que una de las peores formas de morir es a causa de esta horrible enfermedad.

Una joven vida perdida, una bebé que tendrá que crecer sin el amor de una madre y una familia destrozada por algo que comenzó como un simple juego. Es cierto que cualquier cosa, hasta preparar la cena, nos puede llegar a lastimar, pero sería bueno evitar aquellas actividades que de manera explicita buscan hacer daño, porque lamentablemente cosas como lo ocurrido a Dean y Katie pueden pasar.