Escondió un grabadora en la maleta de su hijo para delatar a sus pervertidos profesores

Como padres sabemos la cantidad de peligros que existen en el mundo y como nuestros hijos por ser criaturas inocentes y frágiles están más propensas a ser lastimados, por eso es que pasamos cada día de nuestra vida, cada minuto de nuestro día, esperando que nuestros hijos estén bien, nos esforzamos por protegerlos y enseñarles.

Pero si otros adultos saben también eso, ¿por que en lugar de resguardarlos, ayudarlos y protegerlos abusan de ellos? Y como en este caso  si es niños con dificultades como en Akian quien no puede comunicarse ni mucho menos defenderse, no debería existir un compromiso por parte de todos los adultos que lo rodean aun mayo de brindarle un ambiente sano y seguro.

Akian es un niño que tiene autismo, él asistía a un colegio especial para niños autistas pero de un momento a otro empezó a manifestar comportamientos que antes no tenía, como ira, agresividad y mucha prevención. Esto obviamente preocupo a su padre y a la hora de buscar respuestas no encontró, pues en el colegio no recibió ningún tipo de contestación u ayuda, y su hijo por ser autista dificultaba mucho la comunicación entre ellos. Desesperado y con un gran presentimiento de que algo malo le estaban haciendo a su hijo en el colegio, escondió una grabadora en uno de los bolsillos de su hijo, esperando con esto encontrar respuestas.



Lo hizo cuando su hijo volvió del colegio reprodujo un audio que no solo estremeció su corazón de tristeza sino también le ocasionó mucha ira. A partir de lo que descubrió hizo este vídeo con el fin de contar su historia, de desahogar su furia y de concientizar a los padres  acerca de que en nadie se puede confiar, ni en el mismo colegio en el que dejamos a nuestros hijos esperando que los quieran, formen y ayuden, sobretodo cuando somos responsables de un ser tan indefenso Akian.

Escucha el aterrador audio en el siguiente vídeo.

Compártelo si esto te indigna tanto que exiges que este tipo de cosas dejen de suceder.