Esta Bebé Nació Sana Pero A Los 11 Meses Tuvieron Que Amputarle Sus Cuatro Extremidades

Cuando vi el vídeo sentí una pena profunda pero también una gran admiración por aquellos que en tan crueles circunstancias logran disfrutar la vida.

Freya Hall tuvo un embarazo perfectamente normal, ella y su esposo estaban muy felices de recibir en el seno de su familia a su hijita. Tomaron todas las precauciones y recomendaciones para que el desarrollo embrionario se llevara a cabo con satisfacción, luego de esperar por nueve meses, al fin su pequeña nació. La llamaron Harmonie-Rose. La nena creció bien en sus primeros meses de vida, desde el comienzo mostró ser una niña vivaz, inteligente y dulce. Cuando cumplió sus primeros once mesesitos de vida, dio sus primeros pasos, todos lo celebraron y estaban felices, lamentablemente a los pocos días Harmonie contrajo Meningitis tipo B.

La meningitis es una infección bacteriana en las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal y es una enfermedad con un alto indice de mortalidad. Se contagia por medio del contacto con una persona portadora y los síntomas más comunes son rigidez de la nuca, dolor de cabeza, fiebre alta y vomito. Las principales víctimas son niños y adolescentes. Los pacientes que sobreviven a ella pueden tener diversas secuelas, como le sucedió a Harmonie, quien perdió sus cuatro extremidades. Sus probabilidades de sobrevivir eran muy bajas y los médicos tuvieron que recurrir a esta medida extrema para salvarle la vida. La niña venció todos los pronósticos y mostró ser una luchadora, hoy enfrenta la vida con una sonrisa en su carita.

Sus padres la aman, sólo ven en ella dulzura y alegría y saben que tienen grandes retos por enfrentar, pero se van tomando la vida paso a paso. En este momento, su preocupación es hacer que Harmonie acepte usar las prótesis de sus piernas, no le gustan, las ve como un estorbo para moverse. Por ello, le encargaron a un amigo que viajó de Inglaterra a New York que les consiguiera una muñeca de la marca “American Doll” que también tiene sus brazos y piernas amputados y sus accesorios son sus cuatro prótesis.

Cuando Harmonie la vio se entusiasmó muchísimo y de inmediato dijo: “mami, ella es igual a mi”. Adora jugar con su muñeca y quitarle y ponerle las prótesis. Su padres esperan que su nueva amiga le estimule a usar las suyas.

Admiramos su valentía y la de sus padres y esperamos que Harmonie encuentre en las pequeñas cosas la dicha que a tan temprana edad un giro cruel del destino por poco le arrebata. Su inagotable sonrisa es un ejemplo de fortaleza y una demostración de la increíble capacidad de superación del ser humano.

Mira en el vídeo a continuación la felicidad de Harmonie cuando juega con su muñeca y compártelo si crees que esta nena es un recordatorio para todos de que nunca debemos darnos por vencidos y mucho menos quejarnos de lo afortunados que somos.