La combinación de estos dos elementos en un auto pueden matar a un bebé

Esta información es muy útil ahora que se acerca el otoño y el invierno en los países ubicados en el hemisferio norte de la Tierra, por favor no dejes de leerla y compartirla, recuerda que formando una red de comunicación entre padres es como mejor podemos prevenir que la tragedia toque la puerta de nuestros hogares.

De igual manera los países ubicados en el sur, a mitad de año les va a venir muy bien tener esto presente para evitar accidentes que pongan la seguridad de nuestros niños en peligro y le va a servir en general a todos los padres que suelen abrigar a sus hijos con ropa de este tipo.

Nadie puede negar lo importante que es estar abrigado cuando las bajas temperaturas irrumpen en nuestras vidas, ya que un resfriado puede derivar en enfermedades respiratorias graves que comprometan la vida de los que amamos. Por ello, chicos y grandes siempre debemos abrigarnos.

El problema reside en combinarlo con los cinturones de seguridad de los autos. Esto aplica a todos, incluyendo a los adultos, pero es sobre todo peligroso para los niños pequeños.

Resulta que la ropa de invierno al ser tan abullonada o acolchada para aislar el frío, crea un espacio entre la tela interna y la externa que se llena de aire, haciendo que se forme como una especie de bolsa en ella que impide que el cinturón de seguridad se fije adecuadamente al cuerpo de los niños y evite que estos, en un eventual accidente, salgan disparados de su asiento.

Pruebas realizadas con maniquís para medir las reacciones del cuerpo en medio de un choque, mostraron cómo cuando un niño que lleva este tipo de abrigos versus uno que va con ropa normal, no logra ser sujetado adecuadamente por el cinturón de seguridad y se sale bruscamente de su silla.



Si quieres ver dichas pruebas, mira el vídeo a continuación.

Otro factor que influye en que estas chaquetas o abrigos impidan la función del cinturón es que las telas impermeables con las que se fabrican, son muy lisas y facilitan que el niño se resbale de su asiento y se proyecte hacia el parabrisas del automóvil.

Una forma simple de evitar que nuestros hijos se vean expuestos a este peligro es ajustarles el cinturón de seguridad sobre su camisa o saco y luego si ponerles el abrigo como una especie de cobija o al revés para que le cubra los bracitos y el pecho.

Introducir dos dedos en el espacio que existe entre el cinturón y el cuerpo del niño es también una forma de comprobar si va bien sujetado. Si los dedos se deslizan con facilidad quiere decir que el cinturón no está suficientemente apretado.

Recuerda que el cuerpo de un bebé o un niño pequeño es muy frágil y las cifras demuestran que cuando sucede un accidente y no van bien sujetados en sus sillas, el impacto suele ser mortal, por eso nunca pongas en riesgo su seguridad, toma todas la medidas necesarias para evitar riesgos y enséñales a otros padres cuál es la mejor manera de transportar a sus hijitos.

Si pensabas que abrigar a tu bebé lo alejaba de las enfermedades respiratorias y encima que iba súper seguro en su sillita para el auto, tú igual que yo, estábamos muy equivocados,

Ahora la pregunta es. ¿cuántos padres no saben sobre esto? Comparte esta información!