Esta perrita estaba a punto de morir de hambre, hasta que un ángel la encontró

La labor animalista, al igual que aquellas que se dedican a ayudar a los enfermos, a los ancianos y a los niños sin hogar, es una de las actividades más bonitas y admirables que un ser humano puede desempeñar, pocas cosas le dan más significado a la existencia que ponerla al servicio de alguien que se encuentre en necesidad.



Personas que dedican su vida a esto, merecen toda nuestra admiración y apoyo.

Sin embargo, para estos luchadores, que lejos de perseguir su propio beneficio económico se esfuerzan día tras día para ayudar a seres indefensos como los animales, desempeñar su trabajo se convierte en una labor titánica a la que se enfrentan siempre con pocos recursos y que pese a sus enormes esfuerzos no logran atender lo suficiente como para sentir que su propósito de acabar con el sufrimiento animal se vea en alguna medida cumplido.

Y esta situación no cambiará hasta el día que no exista mayor compromiso de todos nosotros, pero en especial de los gobiernos, que deberían ser obligados a brindar recursos técnicos y económicos que les permitan llevar sus acciones a un nivel suficiente como para impactar la realidad de los millones de peluditos que se encuentran en estado de necesidad.

No obstante, cada animal que estas personas rescatan, es una vida que sacan del infierno para darle una oportunidad de vivir bajo la felicidad de un techo y la indescriptible satisfacción de recibir amor, por ello su labor no se puede comparar con nada menos que con la de un héroe, un héroe de carne y hueso, real.

Takis es uno de ellos, una persona que abandonó el egoísmo y decidió dedicar su tiempo y recursos a rescatar animales de la calle. Poco a poco y con mucho esfuerzo logró establecer en una ciudad al sur de Creta en Grecia, un refugio al que llamó Takis Shelter. Allí le abre espacio a cada animal que logra rescatar, lo alimenta, lo cura y lo rehabilita con el fin de darlo en adopción.

Por supuesto, el tema de la adopción no se lo toma a la ligera porque de nada sirve salvar un animal para entregarlo a alguien que producto de diversas circunstancias termine de nuevo abandonándolo o peor, aún maltratándolo. Por ello, a los aspirantes a adoptar uno de sus animalitos les hace un estudio para determinar que tan aptos son para asumir la responsabilidad de cuidar de una vida, una vida que tiene un pasado de tristeza, maltrato y sufrimiento y que necesita más que nada una oportunidad para ser feliz.

Lamentablemente, no existen tantos aspirantes como animales necesitados y muchos de ellos no logran encontrar un hogar, por lo que deben permanecer hasta el fin de sus vidas en el refugio. Esto no sería ningún problema si hubiera forma de mantenerlos a todos, pues Takis tiene suficiente amor para dar. Pero hay días en que la comida escasea, a veces no tiene suficiente espacio para albergarlos a todos y los cuidados médicos son muy costos para acceder de forma satisfactoria a ellos.

A esto se suma que por cada animal adoptado, llegan cien casos o más de animales que están necesitando ayuda con urgencia.

Casos como el que Takis atendió hace aproximadamente un año. Era una día con una mañana muy soleada hacía mucho calor cuando su refugio recibió una llamada de alguien que denunciaba que había un perrito en estado critico amarrado bajo el sol ardiente.

Takis no tardó en salir en su rescate, cuando llegó al lugar señalado, se conmovió al ver el estado de la perrita. Estaba esquelética y muy asustada. No fue fácil acercarse a ella, pero con paciencia el lo logró.

Luego de un rato la pudo subir a su auto y se la llevó para siempre de aquel lugar donde personas desalmadas la dejaron abandonada y amarrada para que muriera de la forma más lenta y cruel.

Cuando la perrita llegó al refugió se veía notablemente asustada y reaccionaba con cierto nivel de agresividad cuando su rescatista se intentaba acercar a ella, sin embargo, con el paso de los días, al darse cuenta que le estaban brindando alimento, agua y un lugar cómodo donde descansar, se dio cuenta que podía empezar a confiar en estas nuevas personas y pronto le tomó especial afecto a Takis.

El cambió que sufrió esta peludita fue impresionante, pasó de ser un animal consumido por el hambre y el sufrimiento a convertirse en una perrita muy juguetona y extremadamente tierna, quiere pasar todo el tiempo al lado de Takis y tan pronto lo ve la inunda la felicidad más genuina.

En el siguiente vídeo puedes ver cómo fue el proceso, empezando por el crítico estado en que la perrita fue hallada y cómo se ve ahora que está completamente recuperada.

Si quieres hacerle llegar un saludo o alguna ayuda a este buen hombre que tanto hace por los animales de su región, puedes visitar su perfil de Facebook y ponerte en contacto con él en el siguiente enlace: Takis.

En el mismo enlace podrás ver las instalaciones de su refugio y todos los animalitos que en él acoge.

Todos podemos hacer pequeños aportes para que los animalitos del mundo dejen de sufrir. Empecemos por no comprar animales de raza, sino darle la oportunidad a uno que haya sido abandonado y siempre, siempre esterilicemos a nuestras mascotas, de esta forma empezaremos a romper el círculo vicioso de abandono y maltrato.