Esta perversa mujer se hizo pasar por una enfermera para abusar de un anciano

Otro terrible caso de abuso contra un indefenso, son tantos los que salen a la luz que me hacen preguntarme qué pasa con las familias, me cuesta hacerme a la idea de que realmente no se dan cuenta y todo ocurre a sus espaldas hasta que es demasiado tarde y el daño ya está hecho.

Esta familia logró detectar a tiempo lo que sucedía, pero igual el pobre señor sufrió durante un año… que horror!

El que fuera otrora un hombre exitoso, reconocido ampliamente en el medio de la ingeniería, ganador de varios premios y amado padre de familia, sucumbió sin remedio ante el imparable poder del tiempo, la vejez llegó a su vida y lo dejó indefenso en las manos equivocadas.

Vladimir Brouwer, al igual que todos solemos hacer, pensó que a la hora de jubilarse todo sería paz y tranquilidad, pero cuando llegó a la tercera edad, le diagnosticaron Alzheimer y Parkinson, lo cual lo puso en una situación muy desventajosa de dependencia, necesitaba que alguien lo acompañara constantemente y le ayudara a hacer todas sus actividades de rutina.

Hasta ese momento sus familiares más cercanos se encargaron de él, pero luego de cumplir 76 años tuvo que enfrentarse a una complicada cirugía en el cerebro que lo dejó aún más incapacitado y los médicos aconsejaron que fuera trasladado a un lugar donde pudiera tomar aire puro y realizar actividades recreativas en el exterior.

Todos sus hijos vivían en la ciudad, por lo que trasladaron a su padre a las afueras, siguiendo las recomendaciones médicas. Como él no podía vivir sólo, comenzaron un proceso de selección para contratar una buena enfermera que acompañara al señor.

Entre las solicitudes de trabajo que llegaron a sus manos escogieron, sin saberlo, a una cruel mujer. Ella se presentó con el nombre de Anya, por supuesto este era falso, pero ellos en ese momento no lo sabían. En apariencia era un buen ser humano, muy paciente y cariñosa con las personas de la tercera edad además tenía una excelente hoja de vida, soportada con recomendaciones laborales envidiables.

Estaban convencidos que luego de la cirugía y con el cambio de vivienda vendrían para él tiempos mejores, para nada fue así, se equivocaron rotundamente. Desde que estuvo bajo el cuidado de esa despiadada, el señor Brouwer bajó exageradamente de peso y no dejaban de aparecerle hematomas en las piernas y brazos. Cuando le preguntaban a la enfermera qué sucedía, ella mostrando su faz más dulce y manifestaba que el abuelito era muy rebelde y a veces se lastimaba el mismo o se caía por no hacer caso.



Como él por su enfermedad no podía comunicar lo que le estaba pasando, los hijos pensaron que la cirugía no había resultado tan bien como se esperaba y a eso se debía el detrimento en su salud, pero luego de un año las coas seguían empeorando.

Una de las hijas empezó a sospechar que hubiera maltrato de por medio y decidió poner una cámara oculta para asomarse de esta forma a la rutina de su padre y entender qué era lo que estaba sucediendo, las revelaciones no pudieron ser peores.

En el vídeo vieron claramente el despreciable trato que la mujer le daba al abuelito. Lo empujaba, lo jaloneaba, era ruda todo el tiempo, le pegaba en la cara, le botaba la comida encima… un trato realmente inhumano.

Inmediatamente confrontaron a la supuesta enfermera quién reaccionó primero pidiendo perdón y llorando, pero como sus quejidos no dieron resultado, recurrió a la agresividad e intimidación a la familia, tampoco dio resultado.

La denunciaron penalmente y durante el proceso se descubrió que todos los papeles otorgados por ella para respaldar su currículo eran falsos. No se llamaba Anya, su verdadero nombre era Mesimba Adzhelalova, tampoco era enfermera y las cartas de recomendación tan buenas que tanto ostentaba resultaron ser una falsificación.


Un juez la condenó a tres años de prisión.

Actualmente el señor Brouwer, está bajo el cuidado de una persona idónea que realmente tiene la vocación de cuidar y su salud ha mejorado notablemente: subió de peso, ya no le aparecen golpes misteriosos y los periodos en los que se encuentre en mejor uso de sus facultades son más frecuentes y prolongados.

Que alegría por él que ya esté mejor, esa es la vida que se merecen todas las personas que llegan a esa edad después de haber servido su vida entera a la sociedad y a su familia!

Fuentes: VamosLaPortugal.