Un ultrasonido develó que no estaba embarazada, su útero estaba lleno de algo parecido a uvas

Esta historia contiene una tremenda desilusión para los padres que tanto querían tener su bebé.

Recibir la noticia de embarazo es una experiencia que toca dos extremos dependiendo de la situación de los padres. Es decir, un embarazo puede ser la mejor noticia del mundo o fácilmente la peor. Cuando las situaciones son adversas y el embarazo es producto de un error, de una relación casual o cuando simplemente no se quiere tener, la noticia cae muy mal y ese es ya un mal comienzo para esa vida que empieza apenas a gestarse.

Por el contrario cuando los padres, o al menos la madre, han buscado quedar en embarazo y desean genuinamente traer una vida más al mundo, la noticia, no sólo es buena, es un regalo que han anhelado escuchar desde lo más profundo de sus corazones, es un sueño hecho realidad.

Las dos personas que protagonizan la historia de hoy y que pidieron que sus nombres se mantuvieran en el anonimato, son un ejemplo perfecto de la segunda situación. Ellos ya tenían un hijo pero deseaban fervientemente aumentar en número su familia. Su hijo constantemente les pedía un hermano porque se sentía sólo y muchos de sus amigos tenían hermanos con los que jugaban, peleaban, pero sobre todo, se acompañaban. Él quería vivir esa experiencia también.



dfrtt6y

Por esta razón y porque realmente lo deseaban, intentaron durante largo tiempo sin éxito que ella quedara embarazada, pero justo cuando se empezaban a dar por vencidos, lo más inesperado ocurrió: ella tenía sus sospechas así que decidió hacerse una prueba de embarazo y el resultado al fin fue positivo. No cabían de la dicha, estaban absolutamente felices, ignoraban por completo la triste realidad que 11 semanas después descubrirían… Continúa en la siguiente página…