Los padres de este bebé no pararon de hacer esto hasta que le hicieron perder su ojito

En el vídeo verás que esta es una costumbre que no sólo estos padres tienen, cada vez más personas lo hacen y las consecuencias para los bebés son lamentables.

Los avances en las telecomunicaciones nos han brindado muchos beneficios, sin duda, pero han traído con ellas, también, un lastre de malos hábitos, modas detestables y una clara evidencia de los enormes vacíos interiores de las personas que necesitan constantemente exponer cada uno de los aspectos y acontecimientos de su vida.

A todos nos gusta compartir nuestros logros, momentos felices y nuevas noticias con las personas que nos han acompañado en diferentes momentos de nuestras vidas y eso gracias a las redes sociales es hoy muy fácil de hacer. Ya no es como antes que debías tomar el teléfono o incluso escribir cartas personalizadas a cada persona a la que le querías hacer llegar algún tipo de mensaje. Ahora todo es muy fácil y con una rápida acción mantenemos a todo nuestro círculo de amigos y familiares bien enterados de cualquier novedad. Pero todo en su justa medida es bueno y en exceso es malo.

En este vídeo veremos como un bebé fue víctima del exceso de esta necesidad de exponernos públicamente a cada instante.

interior-bebe-perdio-el-ojo



Es obvio que los padres se sientan orgullosos de sus pequeños, suele suceder que apenas nacen se mueren porque todo el mundo los vea, para ellos su bebé es el niño más lindo del mundo. Ver como crece cada día, como poco a poco se empiezan a manifestar rasgos de su personalidad, todo es hermoso y es apenas normal que queramos compartirlo con todos los que conocemos y conservar para siempre esos recuerdos.

Pero es importante entender que para nadie importan más esos momentos, esos recuerdos, esas experiencias que para cada quien. Las personas se alegrarán de ver una foto, pero nada más que eso, no es necesario subir mil al día para dejar claro que amamos a nuestro bebé y por el contrario con ello podemos estar causándole un grave daño a nuestro hijo.

El pequeño que verás en el vídeo es fiel prueba de que está costumbre puede causar mucha más tristeza y dolor que la alegría de que todo el mundo te adule en redes sociales por tu bello hijo. La tragedia ocurrió en el 2015 y comenzó cuando un amigo de sus padres fue a conocer al niño, el se moría por verlo ya que había sido muy cercano a la pareja desde hacía muchos años, ya lo había visto en fotos ya que los padres acostumbraban a tomarle muchas y a subirlas constantemente a las redes sociales. El amigo se emocionó mucho al ver al pequeño retoño y de inmediato sacó su teléfono para tomarle una foto, ese sería el peor error que podría cometer… Continua en la siguiente página…