Fue A Un Baño Público, Pero Lo Que Estaba Escondido Ahí Casi Acaba Con Su Vida

Esta historia nos demuestra lo expuestas que estamos a enfrentar una situación espantosa.

Kelly Herron tiene 36 años, vive en Seattle, Washington – Estados Unidos y recientemente vivió una total pesadilla, un evento temido por todas las mujeres en el mundo y que nos acosa sin cesar, día y noche, en todo lugar.

Ella actualmente es una mujer fuerte y valiente, pero no siempre fue así. Como muchas de nosotras, Kelly en su adolescencia fue una mujer frágil e insegura, no era la más popular de la escuela y sus miedos la llevaban constantemente a mantenerse dentro de su zona de confort. Pero con el tiempo las cosas fueron cambiado poco a poco y con un drástico giro en su mentalidad, se aficionó a hacer ejercicio y a prepararse para correr maratones.

Para ello salía sin falta todos los días a un parque que quedaba relativamente cerca a su casa, donde corría por largos periodos. Llevaba haciéndolo por muchos años y conocía muy bien la zona por lo que se sentía segura en ella. Solía no cargar demasiadas cosas consigo, sólo los accesorios necesarios para llevar a cabo su rutina de ejercicios. Iba siempre cómoda con su ropa deportiva.



Gracias a esto tenía un buen estado físico y una musculatura fuerte que le permitió defenderse de la espantosa situación que le aguardaba. (Lee también: cuando el niño se acerca a la orilla no pensé que el animal reaccionaría de esta forma).

Un día en uno de sus entrenamientos sintió necesidad de ir al baño,  pero como se encontraba en mitad de su acondicionamiento físico y no estaba tan cerca de su casa, decidió no perder tiempo e ir a un baño público que había cerca de donde se hallaba en ese momento. Como conocía bien la zona sabía que este baño era frecuentado por muchos transeúntes y que el perímetro era más bien seguro. No tenía idea que su peor pesadilla la estaba aguardando en uno de los cubículos del terrorífico baño… Continúa en la siguiente página…