“Gracias a Katy Perry sólo tengo 4 dedos en el pie”, culpa a la cantante de su amputación

Lo que comenzó por la posibilidad de trabajar para una estrella de las grandes ligas, terminó siendo un empleo de pesadilla.

Una mujer llamada Christina Fish, denunció penal y públicamente a la reconocida cantante Katy Perry y a Live Nation, la empresa que es responsable de organizar los espectáculos que la estrella da en diferentes partes del mundo, porque debido a su pobre gestión en un accidente que sufrió, perdió el dedo pulgar de su pie derecho.

Los acontecimientos sucedieron en el 2014, cuando la cantante terminó de presentarse en la ciudad de Raleigh en Carolina del Norte – Estados Unidos. Fish había sido contratada como parte del staff y su función era armar y desarmar las estructuras movibles que hacían parte de la escenografía que Katy Perry usaba para llevar a cabo su show. Precisamente, trasladando una de estas estructuras, una especie de pared retráctil, se le atoró un pie entre dos varillas de metal y ambas aprisionaron fuertemente el dedo de la trabajadora.

Pidió ayuda, pero como si se tratase de una empresa sin protocolos en el área de riesgos laborales, en vez de pedir una ambulancia y designar a alguien que no se separara de ella hasta que la situación estuviera clara y resuelta, simplemente se limitaron a pasarle una bolsa con hielo para que se la pusiera en el pie afectado. La mujer tuvo que, por medios propios y completamente sola, llegar al hospital más cercano para recibir asistencia médica profesional.

Pese a que en el hospital hicieron lo que pudieron, los médicos debían esperar a que el proceso inflamatorio del propio cuerpo de la mujer cesara, para así poder hacer una evaluación correcta del nivel de afectación del dedo. Lamentablemente, su cuerpo reaccionó de forma muy fuerte y el dedo se gangrenó.

Cuando este proceso biológico comienza, ya no hay nada más que hacer, sino cortar la parte afectada para evitar que se siga propagando y cause la muerte. Debido a esto fue que Fish tuvo que ser sometida a una cirugía donde cortaron la primera falange de su dedo.



Las imágenes de la amputación son en extremo fuertes por lo que nos abstenemos de publicarlas con la intención de no perturbar a nuestros lectores.

Esta semana Christina Fish, demandó por una suma millonaria a la famosa cantante y la señaló, a través de un reconocido medio de comunicación estadounidense, de ser la responsable de su tragedia.

La mujer arguye que su accidente fue tratado con completa negligencia y que producto de esto ha sufrido graves secuelas físicas y emocionales. Explicó que caminar sin el dedo pulgar es un reto ya que no tenerlo afecta el equilibrio de todo el cuerpo, además, contó que tuvo que pasar semanas postrada sin poder caminar o trabajar debido al estado de su dedo y la posterior recuperación de la cirugía.

Como suele pasar en estos casos, la opinión del público está dividida entre los que opinan que Fish es una oportunista que está aprovechándose del escándalo para ganar dinero y los que la defienden, pues ven en su situación un caso de violación a los derechos laborales y comparten su posición de demandar a la cantante y a la compañía que la contrató para desempeñarse como parte del staff del concierto.

Habrá que esperar a ver que dictamina el juez para resolver la demanda.

Fuentes: TMZ, DailyMail.