Haciendo un vídeo para YouTube mató al amor de su vida, quería ser famosa

La tragedia ocurrida a esta joven familia nos deja una moraleja acerca de los limites que se están cruzando en el intento de sobresalir en un mundo cada vez más exigente y competitivo, alimentado por las omnipresentes redes sociales que no dan respiro haciéndonos creer que todos son más exitosos, hermosos e inteligentes que nosotros. Pero entonces, ¿hasta dónde estamos dispuestos a llegar para destacar en ese océano social?

Lamentablemente, esta pareja cruzó un límite del que no hay forma de regresar.

Monalisa Perez y Pedro Ruíz se conocieron muy jóvenes y en lo que algunos llamarían un acto de irresponsabilidad, ella quedó embarazada. Si bien es cierto y acorde a lo que informaron familiares y vecinos, la pareja se amaba realmente y tenían una bonita relación, no obstante, es evidente que no tenían la suficiente madurez para enfrentar las pruebas que la vida les iba a poner en su camino.

Un par de años después de que su hija naciera y basándose en la amistad que de forma natural surgía entre ambos, se les ocurrió abrir un canal de YouTube en el que llevarían un diario en vídeo donde mostrarían las vicisitudes de ser padres a temprana edad. La idea era buena, ya que se podrían convertir en una especie de guía para aquellos que están pasando por una situación similar.

El problema es que en el mundo de las redes sociales y la democratización de la realización de contenidos, no basta con tener una buena idea ya que destacar entre miles, o mejor, millones de otras personas que también tienen una buena idea, es el verdadero reto de quién desea iniciar una carrera de exposición mediática.

La pareja lo supo tras sus primeros intentos y de allí surgió la peor de sus ideas. Resulta que circulaba entre los Youtubers la idea de hacer un peligrosísimo reto que consistía en ponerse un libro en el corazón y pretender que este atajara una bala disparada a corta distancia ¿¿¿???!!!

A quién se le puede pasar por la cabeza que esta es una buena idea??? Les doy la respuesta: a Monalisa y Pedro.

En un intento de conseguir más suscriptores para su canal, Pedro convenció a Monalisa de que realizaran el reto. Según dice ella, siempre estuvo reacia a hacerlo, pero dejándose llevar por la insistencia de su pareja, se pusieron de acuerdo, fijaron lugar y hora y le anunciaron a sus espectadores que lo llevarían a cabo.



Como si no fuera ya una locura pensar en disparase a quema ropa para ver si un libro de tapa dura podía parar la bala, encima llevaron a su hija con ellos. Había además unas treinta personas reunidas en la playa para ver el inusual evento.

Por supuesto, todo salió mal.

Monalisa tomó un arma, se ubicó a treinta centímetros de Pedro, este puso un libro contra su corazón, ella disparó, el recibió el impactó y murió en segundos, todo enfrente de su hija de menos de cuatro años de edad.

Todas las personas que se habían congregado en torno a la pareja, empezaron a gritar, pedían ayuda o lloraban, a los pocos minutos llegó una equipo paramedico que intentó asistir al joven, pero este lamentablemente ya había fallecido, no se podía hacer nada.

Ahora Monalisa está tras las rejas acusada de homicidio en segundo grado y se enfrenta a una posible condena de diez años en prisión. Lo más triste, está embarazada de su segundo hijo.


Y fue así como una familia quedó totalmente despedazada por haberse tomado a la ligera algo tan delicado como jugar con un arma y ser tan inmaduros e insensatos de ponerse en riesgo sólo para conseguir que más personas los vieran.

Un padre fallecido que no conocerá al bebé que viene en camino, una madre encarcelada, una criaturita que nacerá en prisión y una niña que perdió a sus padres en lo que se demora una bala en recorrer treinta centímetros, fue lo que quedó de un estúpido reto de Internet.

Fuentes: DailyMail, YouTube.