Logró hacer pasar la muerte de su hijo como un accidente pero la verdad al fin salió a la luz

En este vídeo se narra qué pruebas el fiscal logró hallar para demostrar que lo ocurrido fue un hecho premeditado.

En el año 2014 un pequeño niño, un almita inocente, de menos de dos años de edad, murió después de pasar 7 horas encerrado en el carro de su padre,  Justin Ross Harris, soportando un calor insufrible. Muchos niños han fallecido de esta forma, pero en todos los casos fue un olvido o un accidenten, sin embargo, en este caso fue su propio padre quien planeó meticulosamente el asesinato de su hijito.

Al comienzo de este vídeo se ve que el padre se hizo pasar por una víctima de un terrible accidente, dijo que había olvidado llevar a su niño a la guardería y que luego se había dirigido hacia su lugar de trabajo, olvidando por completo que el niño aún estaba en la parte de atrás del vehículo.



Sin embargo, los investigadores hallaron distintas incoherencias en su testimonio y lograron encontrar dos hechos que demostrarían, al final de un largo juicio, la culpabilidad de este infeliz. (Lee también: “mamá sé quién me mató… mira debajo de esas piedras, por favor”.

Lo primero fue que encontraron en su computadora de trabajo búsquedas relacionadas con la muerte de niños y animales dentro de un auto a altas temperaturas y lo más contundente es que hallaron en su teléfono móvil mensajes de texto con contenido muy subido de tono que había enviado a diferentes mujeres… Continúa en la siguiente página…