Intentó extraer él mismo con un bisturí lo que le salió bajo la lengua, que desastre

En este vídeo él mismo confiesa que al principio no quería hacerlo pero en cierto punto no vio otra salida.

Yo soy de las personas que piensan que siempre se debe acudir al médico para que sea un especialista quien realice cualquier tipo de procedimiento quirúrgico porque aunque parezca fácil y se piense que es una cuestión de simple valentía y de soportar el dolor, no es así, hay muchos efectos colaterales en estas intervenciones y siempre es mejor tomar todas las medidas de higiene y seguridad que sean necesarias que luego lamentar no haberlo hecho.

Este vídeo es un claro ejemplo de que hay quienes no le dan tanta importancia a estos asuntos y preocupaciones y prefieren solucionar por su propia mano el tema, incluso lo ven como una oportunidad de hacer algo llamativo de lo cual más tarde podrán alardear o presumir.

Por ejemplo, si la zona que se va a entrar a afectar no se esteriliza adecuadamente, las consecuencias pueden ser muy graves ya que al abrir la piel se va a generar un corte, es decir, una herida que es lo mismo que tener una puerta abierta de par en par para que cualquier bacteria que se encuentre reposando en la boca o en los instrumentos utilizados, penetre a nuestro cuerpo, se desarrolle y ponga nuestra integridad física e incluso nuestra vida en juego. (Lee también: esta niña sentía que algo se movía en sus encías, oh por dios, que horrible).

Sin embargo, es cierto que a veces la negligencia médica o la demora en la atención por parte de un especialista nos lleva a tomar medidas desesperadas, ese fue el caso de Dustin Koenning que harto de esperar decidió sacarse esa cosa él mismo, pobre yo creo que a mitad de camino estaba arrepentido de haberlo hecho.



En la descripción de este vídeo, él mismo relata brevemente que su intención inicial, tan pronto comenzó a sentir dolor, molestia e inflamación bajo su lengua, era contar con la ayuda de un médico que solucionara lo que fuera que le estuviera pasando. No obstante, al remitirse a una clínica de urgencias cercana a su hogar, se encontró con que el doctor que lo atendió era muy mal profesional y como si fuera poco los tiempos de espera para ser atendido eran insoportables. Cuando la presión que sentía excedió su tolerancia vio como única salida hacer él mismo el procedimiento.

Mira en el vídeo a continuación cómo hizo este hombre para sacar un par de sialolitos de debajo de su lengua los cuales le provocaban tanta presión que lo llevaron a tomar medidas extremas y practicarse él mismo una improvisada cirugía.


Harto de las demoras en el hospital, se fue a casa y con la ayuda de un amigo grabó todo el proceso. Tenía la sospecha, porque había visto muchos vídeo al respecto, que se trataba de una piedra formada en una de sus glándulas  salivales, lo que se conoce comúnmente como Sialolito. Él era consciente que debía hacer un corte leve de la delgada piel de la zona bajo la lengua para crear así una salida y poder retirar de esta manera la “piedra”.

Así lo hizo, claro que tuvo que soportar mucho dolor en el camino, pero con paciencia logró extraer dos sialolitos, tal como lo sospechaba. En cierto momento al verlos pensó que se podía tratar de un par de dientes, pero después su dentista le corroboró que se trataba de dos “piedras” formadas con el tiempo por los químicos presentes en la saliva que cristalizan parte de ella y crea este tipo de extrañas formaciones.

Esperamos se haya hecho tratar ese enorme orificio que le quedó para evitar una infección que le cause a un más problemas que las “piedras” que se extrajo. (Lee también: esta mujer estaba desesperada con su mal aliento, consultó al médico y esto fue lo que descubrió).