La peluquera se acercó, vio lo que tenía en su cabeza y asustada se negó a atenderla

En el vídeo Julia nos cuenta lo mal que se sintió después del rechazo de la peluquera.

Hacía tan sólo unos días Julia Apodaca-Lane se había sometido a una complicada cirugía, no había salido a la calle desde que le dieron de alta del hospital y ese día, como todo parecía tranquilo, decidió que necesitaba un corte de pelo. Se dio cuenta que era una buena excusa para salir de casa, pese a que últimamente se había sentido muy insegura de dejar su hogar por su delicado estado de salud y los nervios que le había producido todo el asunto de su reciente  operación. Tratando de dejar los temores de lado, tomó su auto y partió hacía una reconocida peluquería de la zona.

Ella misma nos cuenta en este vídeo que allí esperó pacientemente por un largo rato por su turno hasta que alguien que trabajaba en el salón de belleza le indicó que ya podía seguir.



Se sentó en la silla para cortes de pelo y esperó por un rato más. Al fin, se acercó una peluquera que luego de revisar su cuero cabelludo por unos instantes le dijo: “¡¿Eres contagiosa?!” y se negó a atenderla, dijo que ella atendía muchos clientes y que no iba a correr el riesgo de contagiarles alguna enfermedad. (Lee también: su hijo jugaba en el parque, dos días después actúa raro y su madre le ve esto en la cabeza).

La miraba con desagrado y haciendo una mueca con la boca, tenía sus manos recogidas en gesto de estar impresionada siquiera de haber tocado la cabeza de Julia, el asco que expresaba era más que evidente y la hizo sentir muy mal… Continúa en la siguiente página…