Su perrita ladraba desesperada para que vieran lo que había en el lago, pero fue demasiado tarde

Esta historia trata sobre una pequeña y peluda heroína de cuatro patas.

Los animales son los seres más leales y valientes que existen en el mundo y aquellos con los que decidimos compartir nuestra vida nos aman a los humanos por encima de todas las cosas, jamás nos abandonarían y están más que dispuestos a hacer lo que sea, incluso sacrificarse y entregar su vida o integridad, para salvarnos de cualquier peligro. Para los niños un perrito, un gatito o cualquier otra mascota se convierte en un excelente compañero y suelen desarrollar entre sí un vínculo tan fuerte que marcará la vida de ambos para siempre.

Por ejemplo, la fidelidad de los perros es legendaria y miles de historias se han contado acerca de cómo salvaron la vida de sus dueños de diversas maneras, incluso su sola compañía ha hecho que personas con enfermedades mentales como la depresión se aferren a la vida con más fuerza debido a sus amadas mascotas.



Lo que le sucedió recientemente a esta familia australiana es una de esas historias. David Kenney, su esposa Lisa Brockbank y su hijo Alexander de dos años de edad fueron invitados a la casa de campo de un amigo de ellos ubicada cerca a Coffs Harbour en NSW, a pasar el día y hacer una deliciosa barbacoa allí. Por supuesto llevaron con ellos a su querida perrita Leala, quien los acompaña fielmente desde hace años. (Lee también: encontraron a esta perrita pegada al suelo, cuando intentaron despegarla descubrieron algo horrible).

En ese momento ni David ni Lisa tenían idea, pero haber tomado la decisión de permitir que su mascota los acompañara ese día a la casa de su amigo, marcaría una diferencia enorme en la vida de la familia a quién le esperaba una terrible tragedia en aquella casa de campo… Continúa en la siguiente página…