Le rogó a su madre que le cortara las manos porque estaba realmente desesperado

Como si no fuera suficiente tener Leucemia,  enfrentarse a miles de exámenes y fuertes tratamientos que hacían sentirse al niño sin fuerzas, mareado y con nauseas constantes, a los ocho meses de recibido el primer diagnostico, les informaron a Callie Blackwell y a su esposo Simon que se había encontrado en el organismo de su hijo un segundo cáncer, este, de tipo muy poco frecuente.

Este segundo cáncer que le fue descubierto a Deryn se llama Sarcoma de células de Langerhanstanto, es tan raro que sólo cinco personas en el mundo lo padecen y existen únicamente 50 casos registrados en toda la historia. Además, ninguno de los cinco pacientes que actualmente lo tienen, padecen al mismo tiempo de ambos tipos de cáncer, lo que convirtió a este chico en un ser humano único. Su madre, años después escribiría un libro titulado “uno en siete billones” dado que su hijo era la única persona entre toda la población del mundo con dicha condición, en él narra el duro camino que recorrieron ella, su esposo y su hijo debido a las dos enfermedades que sin compasión atacaron el organismo de su niño.



El Sarcoma de células de Langerhans consiste en una súper producción, por parte de la médula ósea, al igual que la Leucemia, de las células de Langerhans lo cual hace que el paciente sufra terribles infecciones en la piel, las uñas y los pulmones entre otros síntomas. (Lee también: el médico la envió a casa para que muriera, pero la bebé en su inocencia no quería morir).

Todos se sentían destrozados, justo en el momento en que estaban concentrando todos sus esfuerzos en contrarrestar el primer cáncer, le aparecía al niño otro más difícil aún de sobrellevar. Las cosas se pondrían a partir de este punto realmente feas… Continúa en la siguiente página…