Llevó A Un Hombre A La Habitación De Su Hija, Dice Que Disfrutó Muchísimo Lo Que Vio

Dos rasgos principales dibujan el perfil de Michelle Martens antes de que desatara la peor de las pesadillas para su hijita. Por un lado, la abnegada y amorosa madre. Por el otro, la cristiana devota.

Subía tantas fotos de sus hijos como mensajes religiosos, estos incitaban a la bondad, el perdón y la búsqueda de la paz a través de Dios. Mensajes como “Haz de Dios tu primera prioridad, no tu último recurso” o “Cuando soy débil, Mi Dios es fuerte” se leían por montones en su perfil. Incluso cuando se revisaba su información sentimental, su estado era: “Estoy en una relación con Dios”.

En este vídeo nos cuentan como cualquiera que la juzgara por lo que ella mostraba ser en sus redes sociales la calificaría como una excelente persona, pero lo mismo ocurría en su vida real. Compañeros de trabajo, vecinos y amigos, la describieron como una persona muy comprometida con sus creencias religiosas y con su familia, colaboradora, amistosa y entregada. Una mujer completamente normal sacando adelante valientemente a sus dos hijos sola.



fgfgdfgtt6y

Estos aspectos tan loables son los que más llaman la atención sobre este aterrador caso, porque la protagonista no es una mujer de mala reputación, hundida en la drogadicción, con graves antecedentes judiciales o ex-convicta. No, se trata de una mujer común y corriente, alguien que bien podría ser tu vecina, la señoras que siempre saludas en el supermercado o la madre de uno de los compañeros de escuela de tus hijos. O al menos eso era lo que hábilmente esta mujer a todos hacía creer.

Sin embargo, cuando la investigación fue adelantada, perversos incidentes de su pasado fueron saliendo a la luz y al fin todos pudieron conocer el monstruo que se escondía bajo su sonriente rostro… Continúa en la siguiente página…