Lo metió en una bolsa pero lo que hizo después es lo más desalmado que he visto

Este vídeo contiene escenas de violencia explicita que puede llegar a herir la susceptibilidad de padres y personas en general sensibles al maltrato de una pequeña criatura, recomendamos discreción.

Mucho se ha hablado de la crueldad a la que son sometidos los niños que están bajo el cuidado de desconocidos, en muchos casos niñeras, que sin ningún sentimiento de bondad en su alma los maltratan diariamente en vez de cuidarlos con amor, paciencia y dedicación, como todo niño necesita y merece.

Siempre se atribuye en estos casos que, además de tratarse de personas sin respeto por la vida humana, no sienten afecto por el niño al que cuidan porque es el hijo de unos desconocidos, no tienen lazos afectivos con él, lo que las conduce a tratarlos de una forma tan despreciable. Por supuesto que no conocer al niño de ninguna manera justifica ningún tipo de maltrato, pero lamentablemente si es una de las razones para que este tenga lugar.

En este vídeo, no obstante, la persona que le hizo eso tan horrible a la pobre bebé no es una desconocida, se trata de su propia abuela.



Y es entonces cuando uno se pregunta cómo alguien tan cercano es capaz de hacerle eso a su propia sangre, a una niña que no tiene a nadie más en el mundo que a sus seres más inmediatos. (Lee también: lo que le metió en la boca es aberrante, este vídeo genera indignación en el mundo).

Muchas personas arguyen que es producto de la cultura y de la forma en la que se crían allí a los hijos, sin embargo, para mi no existe ninguna justificación porque el hecho de que algo sea socialmente aceptado no nos exime de darnos cuenta que está mal y gracias a esta capacidad de reflexión innata en los seres humanos es que hemos transformado tantos comportamientos crueles que alguna vez hicieron parte del día a día de innumerables pueblos… Continúa en la siguiente página…