Lo que encontraron en el teléfono de este profesor de escuela es aberrante

Esta historia nos demuestra que es mejor estar muy atentos e investigar quién está a cargo de nuestros hijos para prevenir que algo grave ocurra mientras están fuera de nuestra supervisión.

El trabajo de los docentes no es como cualquier otro, pues ellos tienen en sus manos la tarea y el deber de formar individuos positivos y aportantes para la comunidad, además de transmitir conocimientos específicos que proporcionen herramientas útiles para que dichos individuos puedan desempeñarse correctamente en la vida. Nadie dice que sea una labor fácil de llevar a cabo, por el contrario, requiere de la mayor preparación, compromiso y ética y debe siempre estar a la altura de la confianza que depositamos los padres de familia en ellos, al poner en sus manos la educación de nuestros hijos.

Lamentablemente no todas las veces nos encontramos con personas idóneas para desempeñarse como maestros y al estar en una posición que supone cierto poder, al menos dentro del salón de clases, hacen uso indebido de él con el fin de forzar a sus alumnos a hacer cosas completamente inadecuadas e incluso ilegales.



Y no sólo es el relativo poder lo que les permite acceder a este tipo de situaciones, pues bien sabido es que los jóvenes cuando están atravesando la adolescencia son muy susceptibles a sufrir manipulaciones y su falta de experiencia y ganas de descubrir el mundo fácilmente los lleva a vivir circunstancias para las que de ninguna forma están preparados. (Lee también: sus amigas de 13 años la llevaron a una cama, allí arruinaron su infancia para siempre).

Alguna vez una amiga mía me dijo que prefería que sus hijas tuvieran profesoras en vez de profesores porque estos por el hecho de ser educadores no dejaban de ser hombres y les resultaba muy difícil no sentirse atraídos por sus alumnas, las cuales no eran especialmente complicadas de seducir o forzar. En ese momento me pareció que mi amiga estaba siendo muy exagerada e injusta porque no todos los hombres tienen ese tipo de instinto depredador fuera de control e incuso hoy en día sigo pensando que hay maestros ejemplares, profesionales intachables que influencian de manera muy positiva la vida de sus pupilos, pero luego de conocer este caso debo inevitablemente aceptar que ella tenía mucha razón en lo que decía… Continúa en la siguiente página…