Esta Niña Narra En Vídeo Algo Que Le Sucedió Y Es La Cosa Más Horrorosa Que Te Puedas Imaginar

Este vídeo hace una mella en lo más profundo del corazón de las personas que odiamos ver a un pequeño niño sufrir las injusticias de este mundo cruel.

Ariadna Yashira, de 4 añitos se convirtió a su corta edad en una niña que quedará con una marca imborrable en su vida, una marca de dolor, de maltrato y de abuso. Ariadna es una pequeña que aún no entiende muchas cosas, y me alegra saberlo, me alegra saber que su alma pura todavía no puede asimilar las palabras maldad, atropello, maltrato e injusticia y mucho menos entender su significado. Pues estas son palabras que no deberían existir y muchos menos no deberían existir en el mundo de un niño.

Pobre pequeña, cuanto me gustaría abrazarla (es tan tierna e inocente) y decirle que ya todo ha pasado, que ese hombre no le volverá a hacer lo que le hizo jamás, pero es imposible, ya es demasiado tarde para ello.

En este vídeo podrás evidenciar todo lo que su padrastro le hizo, podrás escuchar sus palabras de desconcierto y de dolor, pero hay muchas cosas, como por ejemplo la complicidad de la madre de la pequeña en los atroces hechos, que no quedan dichas allí y por eso las contaré detenidamente un poco más adelante y de seguro la injusticia de este caso hará que te hierva la sangre de indignación y rabia.



Cómo ya mencioné, la pequeñita tiene apenas 4 añitos de edad, vive en Zumpango – Estado de México, con su madre Valeria Yashira Romero Martínez quien hace años atrás se había separado del padre biológico de la niña, Juan Crispín, por diferencias irreconciliables. Como ocurre en muchos casos la madre, en vez de concentrarse en cuidar de su hijita y sacarla adelante, para no quedarse sola rápidamente consiguió una nueva pareja y sin siquiera conocerse a fondo, empezaron a vivir juntos. (Lee también: sus amigas de 13 años la llevaron a una cama, allí arruinaron su infancia para siempre).

El nuevo hombre que compartía la vida de la mamá de la nenita y que se convertía en su padrastro se llama José Horacio Cordero Díaz y desde el comienzo de la relación manifestó a sus conocidos y vecinos de la vivienda que los tres habitaban, que la niña le significaba un problema, no era su hija y lo exasperaba. Todos conocían su mal carácter pero pensaban que simplemente estaba exagerando la situación y que más allá de los disgustos normales que solían tener las familias en las que los padres reprendían con fuerza a sus hijos, el sujeto no haría nada demasiado grave.

Estaban muy equivocados porque lo que cuenta la niña de lo que le hizo es desgarrador, no tiene justificación y merece el castigo más severo que se pueda aplicar… Continúa en la siguiente página…