Nació prematuro, al ver su sufrimiento la enfermera hizo lo que nadie se atrevía

Este vídeo desde el primer instante en que comienzas a verlo te conmueve hasta las lágrimas y te hace desear con todo tu corazón que los bebesitos jamás tuvieran que enfrentarse a situaciones tan dolorosas.

Los bebés, de todas las especies, son la cosa más linda del mundo. A mis ojos son perfectos y evocan la imagen ideal de lo que es la inocencia, la fragilidad, la dulzura y el amor. tal vez de ahí es que las madres nos enternezcamos tanto con tan sólo verlos.

Por esto mismo se hace muy triste y doloroso verlos sufrir, darse cuenta que están enfermos y que luchan por salir adelante, se aferran a la vida a pesar de que pareciera que tuvieran todo en contra.

Este vídeo precisamente cuenta la historia de un chiquito que nació prematuro y cuyo caso conmovió a todas las personas que lo rodearon al ver como luchaba contra el dolor y intentaba con todas sus fuerzas sobrevivir.

Sus problemas comenzaron cuando Sarah, su madre, desarrolló una grave enfermedad que a la 27 semanas de embarazo derivó en un fallo multiorgánico que puso su vida y la de su hijito en grave peligro. (Lee también: la enfermera olvidó que lo había dejado ahí, un minuto después gritaba de terror).

Como todo su organismo estaba fallando los médicos decidieron que, aunque era bastante prematuro, debían sacar al bebé por medio de una cesárea de emergencia y darle la oportunidad de luchar por su vida.

Connor, nombre que le dieron estos padres canadienses al frágil bebesito, medía poco más que una mano adulta y nació pesando tan sólo 900 gramos, su vida comenzaba de una difícil manera.

Después de la cesárea el pequeño fue remitido a cuidados intensivos, en donde día tras día lucho por su vida. Al comienzo sólo se trataba de un prematuro más y para muchas personas que conformaban el equipo médico seguiría siendo así, pero una enfermera, llamada Gwenn se fijó especialmente en él.



Sorprendentemente Sarah, logró recuperarse de su enfermedad, pese a los diagnósticos pesimistas de los médicos y tan pronto fue capaz de levantarse de su cama acudió a acompañar a su bebé. El padre desde el primer momento había estado presente junto a su hijito.

Lo que ellos no sabían era que una enfermera lo vigilaba atentamente y cuando ellos partían a casa luego de los turnos de visita, ella velaba sin descanso al valiente pero débil Connor.

Mira en el vídeo a continuación lo que hizo esta enfermera conmovida por este pequeño bebé y compártelo porque ese espíritu y compromiso es el que todo profesional de la salud debe tener.


Gwenn no pudo ser indiferente a este dulce ángelito y lejos de actuar con frialdad por la costumbre de ver casos difíciles a diario, y pese a que la mayoría de médicos tenían muy pocas esperanzas en su futuro, se comprometió con su mejoría. Se esmeró en todo lo que pudo para cuidarlo y hasta le cosió un par de vestiditos. Ella confiesa que no soportaba verlo sufrir, pero se negaba a perder la esperanza y por eso oraba incansablemente por su recuperación.

Cuando los padres se enteraron, brotó en ellos un inmenso agradecimiento pues se sentían bendecidos al saber que alguien tan especial cuidaba con tanta dedicación a su pequeño.

Los cuidados de los tres al fin rindieron frutos y luego de una dura lucha Connor logró salir adelante, se fue fortaleciendo poco a poco hasta el día en que pudo ir a casa con sus padres.

Hoy ya es un niño grande, pero Sarah y su esposo se han encargado que nunca olvide a la especial mujer que lo ayudó a sobrevivir, por ello decidieron darle una hermosa sorpresa donde recordaron los días en que el bebesito estuvo en el hospital, sus amorosos cuidados y el emocionante desenlace de un niño que gracias al amor le ganó la batalla a la muerte.

Lee también:

Muchos bebés han estado en cuidados intensivos, pero hoy verá algo que sacudirá su corazón.