Esta es la historia de Karla Jacinto, la joven mexicana que sobrevivió a 43.200 violaciones

Este vídeo narra una historia terrible, degradante y espantosa que le ocurrió a una joven mexicana.

No hay nada más difícil de enfrentar para una persona, sea hombre, mujer niño e incluso para un animalito, que ser violado. Es la forma de violencia más degradante y horrible que puede haber ya que trasgrede física y psicológicamente a la víctima.

Y como si esto no fuera suficiente, las consecuencias de una violación pueden perdurar para toda la vida no sólo a través las cicatrices emocionales, sino también encarnándose en un hijo o en enfermedades venéreas y virus para los que no existe ninguna cura.

En este vídeo conocerás la trágica historia de una chica que vio truncada su vida a muy temprana edad y quién valientemente decidió contarle a todos aquellos que estaban dispuestos a escucharle sobre la terrible experiencia que tuvo que vivir cuando tenía tan sólo 12 años de edad.

Las violaciones no son un tema exclusivo de las mujeres, para nada, pero es un hecho que estas se presentan con más frecuencia en aquellos casos en donde la víctima es de género femenino y por ello nos es muy difícil dejar de hacer referencia al miedo innato que nosotras sentimos al pensar en tener que enfrentarnos a una situación de esas. (Lee también: a esta niña de 15 años la metieron en la cárcel con 30 hombres por 26 días).

Por ello nos gusta mucho cuando alguien se ofrece a acompañarnos a tomar el bus cuando ya se ha hecho tarde en la noche y si tenemos que caminar por una calle oscura solas lo hacemos a paso muy ligero. Siempre sentimos miedo de ser víctimas de un ataque de este tipo y por la misma razón, con aún más recelo cuidamos de nuestras hijas, sin embargo, cuando todo ocurrió esta pequeña era tan vulnerable que no tenía a nadie dispuesto siquiera a ayudarla.

Lamentablemente, en hogares disfuncionales, más comunes entre la población de escasos recursos económicos, los primeros en abusar de hijas, nietas, sobrinas e incluso hermanas son los propios familiares. De un hogar así salió esta mujer mexicana.



Karla Jacinto creció en una población pobre de México, vivía en una casa pequeña rodeada de varios familiares hombres, de los cuales uno de ellos, desde que era una completa niña, abuso de ella. Su madre, una mujer de mentalidad machista no le quiso creer y mucho menos respaldarla ante el agresor y así en silencio y con resignación tuvo que dejar pasar los años, aguantando ser abusada.

Pero cuando cumplió los 12 años de edad un hombre mayor que ella apareció en su vida presentándose como un ángel salvador, Karla en ese momento no lo sabía pero el hombre no tenía absolutamente nada ni de salvador ni de ángel y por el contrario la encerraría como el más despiadado de los demonios en una pesadilla que haría ver los rigores del infierno como poca cosa.

Mira en el vídeo a continuación la desgarradora historia de esta valiente mujer y compártela como muestra de apoyo a su labor de concientización y en el arriesgado trabajo que hace tratando de rescatar a otras chicas que están en la situación en la que ella alguna vez desesperadamente se halló.


Con la inocencia propia de su edad y con la ilusión de dejar su hogar atrás, se enamoró de él y se fugó de su casa para irse a vivir con el desgraciado. Este apenas estaba lo suficientemente lejos del lugar de origen de la chica mostró su verdadera faz, la golpeó, la hirió con una plancha caliente y le informó que a partir de ese momento ella era de su propiedad y debía trabajar como prostituta para proporcionarle el dinero que él requería.

Karla no tuvo el valor para escapar y por largos cuatro años sufrió todo tipo de abuso y maltrato y tuvo que sostener cuando menos y según sus cálculos relaciones con 43.200 hombres hasta que finalmente una organización enfocada en combatir la trata de blancas y ayudar a las pobre chicas la rescató.

Desde ese momento ella se ha dedicado a dar conferencias en todo el mundo para concientizar sobre esta grave problemática que flagela al mundo entero y noche tras noche arriesga su vida rescatando a niñas y niños que ocupan el lugar que ella alguna vez ocupó en una sucia e infame habitación de burdel. (Lee también: “fui violada por más de 110 hombres en 22 horas”).