Parecía una astilla, no imaginaba la dimensión de lo que tenía enterrado en su pierna

En este vídeo se ve cómo el joven grita de dolor mientras le sacan eso.

Este grupo de amigos estaba practicando Skateboarding, parecía un día que no iba a traer muchas sorpresas, todo transcurría en términos normales, es decir que hubo un par de caídas aquí y otras allá, pero nada extraordinario.

Pero cuando eres una persona que hace deportes extremos o de alto riesgo, por más que uses casco y todo el equipo de protección necesario, siempre debes estar dispuesto a llevarte una buena cuota de dolor mientras los practicas. Ellos lo sabían bien, pero no esperaron que un día tan tranquilo como el que estaban viviendo terminara con una anécdota que contar.

En este vídeo se puede ver todo el doloroso proceso y los gritos de la víctima hacen que realmente uno se ponga feliz de no estar en sus zapatos. También podemos estar convencidos de que el joven tiene buenos amigos, sin duda, porque sólo ellos son los que se pueden atrever a ayudarte de forma tan comprometida en una situación así.

No obstante siempre que se presente algo como lo que él vivió y pese a la buena intención de sus amigos, lo más aconsejable, antes que actuar por su propia cuenta, es acudir donde un médico porque sólo él está capacitado para determinar cual es el mejor procedimiento para aplicar, además tratara la consecuente herida de una forma idónea para evitar una posterior infección que puede agravar mucho el incidente. (Lee también: se meten dentro de la piel como si fueran larvas, los extraen halándolos con una pinza).



Este vídeo sólo dura poco más de un minuto porque el chico que sacó la astilla fue muy eficaz y rápido pero hasta ellos quedaron totalmente sorprendidos con el espantoso resultado final.

Este vídeo comienza con los tres amigos acercándose a un automóvil, el primero es el que está herido, el segundo el valiente que lo va ayudar y el tercero y último es el que está grabando con su teléfono todo el momento.

Lo que ellos comentaron cuando compartieron en sus perfiles el vídeo, es que su amigo se había caído fuertemente pero aunque no había sufrido ninguna fractura o contusión tuvo la mala suerte de que se le enterrara una astilla en la pierna en el momento en que se cayó.

Mira en el vídeo a continuación cómo llevaron a cabo estos tres jóvenes un improvisado proceso para retirar las astilla que se había enterrado su amigo en la pierna y mira sus reacciones al darse cuenta de se no era una puntica, sino un enorme trozo el que tenía dentro.


Cuando el herido se acerca al auto cojeando lo primero que hace es bajarse los pantalones, allí se puede ver en su pierna un pedacito de astilla sobresaliendo de la piel. Su amigo aunque confiesa estar nervioso, con determinación hace un primer intento por extraerla por medio de unos alicates pero falla y hace a su amigo retorcerse del dolor.

Con firmeza continúa y unos segundos después anuncia que ya la tiene bien sujetada y que está listo para halar, le pregunta a su amigo si el está listo también, quién responde afirmativamente y a la cuenta de tres con fuerza extrae la astilla que lejos de ser diminuta, mide cuando menos cinco centímetros de largo.

Esperamos que luego haya salido directo al consultorio médico, porque si algún pedacito de la astilla se quedara adentro la infección sería terrible, además una buena limpieza y un par de puntos de sutura no no estaría de más. (Lee también: este vídeo te atormentará y hará que revises muy bien cómo tienes las uñas).