Un comentario en Facebook le costó la vida a esta mujer

Esperamos que esta historia te haga reflexionar en cuanto a la obsesión que gira entorno a las redes sociales.

Son muchas las campañas que existen advirtiendo y enseñando a las personas sobre los peligros relacionados a Internet y a las redes sociales que hoy en día ocupan un lugar tan importante y significativo en la vida de las personas, en especial de las personas jóvenes. Sin embargo, pese a los múltiples esfuerzos parece que seguimos sin entender la importancia de ponerle un limite a lo que publicamos y cuando lo publicamos. La horrorosa muerte de Courtney Sanford es muestra contundente de ello.

La joven tenía 32 años, era una mujer muy atractiva y una médico en asenso. Vivía en High point – Carolina del Norte – Estados Unidos y todos la describen como una persona muy sociable, le encantaba tener amigos y desde que abrió sus perfiles en varias redes sociales no paraba de postear constantemente cómo se sentía, donde estaba, qué estaba haciendo y con quien. También le encantaba llevar registro fotográfico de sus actividades y compartirlas con sus amigos. Esta costumbre sería la que la llevaría a enfrentar un destino atroz.



Una mañana se despertó un poco desanimada, había tenido hacía unos días una fuerte gripe y probablemente debido a eso su ánimo estaba decaído. Como era una mujer muy responsable con sus obligaciones, hizo de lado su malestar y rápidamente se alistó para ir, como todas las mañanas, a su trabajo. En general siguió su rutina diaria y no notó nada fuera de lo común. (Lee también: lo que esta madre vio en el Facebook de su hija la dejó desolada).

Se montó en su Toyota Corolla rojo y partió por la vía que acostumbraba tomar para llegar a su lugar de trabajo. Tan pronto tomó la carretera principal encendió la radio y se sorprendió al escuchar una canción que no oía hacía tiempo y que de inmediato generó una sensación reconfortante subiéndole el ánimo que antes había sentido tan bajo. Este fue el primer eslabón que desató su tragedia… Continúa en la siguiente página…