Se meten dentro de la piel como si fueran larvas, los extraen halándolos con una pinza

Este vídeo es hipnotizante, dije que le echaría tan sólo un vistazo y lo vi completico, no podía parar.

Los vídeos de extracciones de barros, quistes, insectos, gusanos y todo tipo de cochinadas fascinan a millones de personas. A los que este tipo de cosas nos agradan suele avergonzarnos mucho el hecho de admitirlo y muy probablemente todo el asunto se vuelva más difícil cuando tienes a tu lado a una persona gritando del horror cuando el vídeo comienza, hace muecas de que se va a vomitar y te asegura que eres la persona más enferma del mundo por disfrutar ver como salen todo tipo de sustancias y organismos vivos de alguna parte del cuerpo de un desventurado que tuvo la mala suerte de padecerlo.

Te garantizo que este vídeo te dará tu dosis mínima del día de placer culposo si eres, como yo, de los que disfrutamos viendo que extraen de los folículos de alguien, con paciencia, lentamente, de a pocos y hasta el final todo tipo cosas vivas y muertas.

Debo admitir que en algún momento llegue a sentirme sola con mi obsesión por este tipo de vídeos, pero al ahondar un poco me encontré con que no somos pocos a los que nos encantan y si lees los comentarios de algunos de ellos, son miles los que reconocen abiertamente su fascinación e incluso suplican por ver más. (Lee también: este joven tenía mucho dolor en un oído y no escuchaba bien, lo que le sacaron es repugnante).

Investigando llegué incluso a enterarme que a este inexplicable gusto se le llama forunculofilia, término que podríamos definir como el amor por los granos, sobre todo los ajenos y en muchos casos clínicos está ligado al trastorno obsesivo compulsivo, un comportamiento que le hace mucho daño a las personas que lo padecen y que sin dudas debe ser tratado por un médico.



Pero no nos asustemos, si nuestra forunculofilia no pasa de ser un gusto por ver uno que otro vídeo al día y no dejar pasar la oportunidad de sacarle una espinilla a nuestra pareja tan pronto aparece, no hay problema, estamos entre los límites normales.

En esta ocasión el vídeo se trata sobre un procedimiento que realizó un médico dermatólogo a una persona que sufría muchísimo porque constantemente se le encarnaban los vellos dentro de la piel. Es decir que en vez de que el pelito al crecer saliera normalmente, se torcía y terminaba estirándose bajo las primeras capas de piel.

En esta etapa las cosas no son tan graves, el problema radica en que el vello, al ser un cuerpo extraño, hace que el organismo intente eliminarlo y en el proceso la piel reacciona poniéndose muy roja e incluso, si existe la presencia de laguna bacteria, infectándose y supurando pus o materia. Por eso es muy importante que los pelitos encarnados sean retirados.

Mira el vídeo a continuación y cuéntanos si alguna vez has tenido un pelito encarnado y te ha tocado a ti mismo sacarlo.


La cámara con la que el vídeo fue grabado amplía la imagen para que se pueda apreciar el procedimiento, por eso los vellos se ven tan gruesos.

Lo primero que se hace es romper las capitas delgadas de piel para poder llegar a él y de esta manera tomarlo entre unas pinzas y halarlo lentamente para evitar que se rompa y así poder sacarlo por completo. Si a ti te ha tocado alguna vez hacerlo sabes bien que se siente un completo alivio al sacarlo porque cuando está enterrado genera presión, un poco de picazón y la piel se pone muy fea.

Es posible que en el proceso varias goticas de sangre y pus salgan, pero es normal por el estado afectado de la piel y el folículo piloso. A veces también hay una cierta acumulación de queratina que no ha podido salir porque el poro está bloqueado y en estos casos el vello sale acompañado de lo que se parece mucho a una espinilla. (Lee también: el punto negro más grande del mundo, ver cómo lo sacan es insoportable).