Se rascó hasta que su ropa quedó así, mal hábito que tienen los adultos cobró otra víctima

Este vídeo debe ser visto por todos los padres de familia que conozcas ya que muchos tienen el mal hábito y desconocen el peligro tan grave de hacer esto con sus bebés. También es muy importante evitar que otros adultos se acerquen de forma tan íntima a nuestros niños.

A veces no queremos pensar en todas las amenazas que nos rodean y rodean a los que más amamos porque nos aterroriza pensar que algo así puede tocar las puertas de nuestras vidas. Hay incluso personas que dicen ayyy!! que exagerados yo lo he hecho toda mi vida y nunca me ha pasado eso, lo que se convierte simplemente en una muestra del estado de negación en el que se encuentra esa persona.

Pero después de ver este vídeo, seguro entenderás la infinita importancia de prevenir y sobre todo educar a los padres sobre lo peligrosos que pueden llegar a ser los adultos cuando les permitimos que se acerquen a nuestros hijos.

Savina French-Bell, la madre de la pequeña Sienna no sabía que algo así podía ocurrir y por eso dejó que un miembro de su familia se acercara demasiado a su bebé, ella nunca pensó nada malo al respecto pero ahora dice que daría lo que fuera por haber leído a tiempo algún artículo donde se hablara sobre este tema porque ello hubiera evitado que su bebé sufriera a tal punto. (Lee también: jamás dejes que una persona adulta haga esto con tu bebé, el daño es irreparable).

El embarazo de Savina, una británica residente de la ciudad de Gloucester ocurrió con total normalidad y la bebé nació perfectamente sana. Como verás en este vídeo, a medida que iba creciendo comenzó a mostrar que tenía un carácter afable y alegre, siempre juguetona era también dulce y muy suave. Pero, los problemas comenzaron antes de que la bebita cumpliera los dos años de edad.

Todo empezó cuando a Sienna le brotaron unas pequeñas ampollas en la boca, eran de reducido tamaño pero se encontraban muy juntas entre si, lo que hacía parecer que era una espacie de grano rojo y caliente que le había salido en el labio inferior.

A la madre le llamó la atención pero se lo atribuyó a una subida de temperatura que la niña había tenido recientemente. Pasaron los días y el supuesto grano no desaparecía, por el contrario, se veía cada vez más rojo y comenzaba ya a supurar. Nuevamente la madre pensó que se trataba del proceso normal de la erupción y que pronto sanaría.

En este vídeo la madre explica que al otro día notó que a las ampollas iniciales les estaba saliendo un costra verdosa que las cubría, aunque no tenían buen aspecto pensó que la formación de esa capa era una muestra de recuperación.




Fue en esa etapa en que la niña más comenzó a rascarse y a mostrarse ya un poco indispuesta. Sin embargo el peor momento ocurrió cuando Savina se dio cuenta que el mismo brote estaba empezando a aparecer pero esta vez en el labio superior. Ahí se prendieron todas las alarmas de la madre. (Lee también: ella compró una manta para su bebé, no sabía que ese sería el peor error de su vida).

Ella sabía que el hecho de que los granitos se estuvieran esparciendo no era una buena señal, pensó que tal vez se podía tratar de alguna enfermedad viral, en lo cual acertó, pero que sería pasajera. En este último punto estaba muy equivocada.

La llevó de inmediato al médico y el doctor que la revisó pensó que se podía tratar de una alergia. Le recetó una crema y la envió de nuevo a casa. En los siguientes días Savina tuvo que llevar una y otra ves a Sienna de regreso al hospital porque los granos no hacía sino reproducirse en la cara de su hija y abarcar ya no sólo su boca sino también sus mejillas y el perímetro circundante de los ojitos.

En ese punto los médicos estaban consternados, pues no habían visto un caso tan agresivo como el que presentaba esta pequeña y ya habiendo descartado una alergia, la teoría que emergía con más fuerza era que la niña se había contagiado de Herpes, un virus que no tiene cura y al que sólo se lo puede mantener controlado a través de antibióticos. Los médicos tenían razón un familiar le había contagiado a la niña el virus.

Mira en el siguiente vídeo la historia completa de lo que padeció esta bebé y por favor no dejes de compartirlo con tus seres queridos para que entre todos nos eduquemos y entendamos que los niños son muy delicados y jamás debemos besarlos en la boca.

Savina permitía que sus familiares besaran en la boca a su hijita desde que era muy pequeña, ella misma lo hacía, no le veía nada de malo pues a sí misma la habían criado de esta manera, algunas personas si le advirtieron de que era riesgoso hacerlo porque los adultos tenemos muchas bacterias en la boca y se las podemos transmitir a los niños, quienes tienen un sistema de defensas aún muy débil, pero ella no le dio mucha importancia al asunto y lamentablemente uno de eso familiares que estaba infectado fue quien le transmitió el horrible virus.

Su madre sólo cometió un error, pero este le costó muchísimo sufrimiento a la pequeña que se rascaba incesante, lloraba y su carita le dolía mucho, hasta su ropa estaba toda cubierta de la sangre y el pus que se sacaba de las heridas.

Afortunadamente la niña reaccionó muy bien ante el tratamiento y aunque padecerá esta enfermedad de por vida, ahora se encuentra recuperada y su carita no volvió a tener los horribles y dolorosos granitos. (Lee también: un beso condenó a este recién nacido, su madre quiere que todos sepan lo que pasó).

Fuentes: Mirror, GoFundMe, TheDailyPedia.