“Señorita… Voy A Morir?” Desgarrador Vídeo De Niño Sirio Atacado Con Químicos


Este vídeo estruja el corazón y parte el alma de dolor.

Esta guerra lleva ya más de cinco años, para el 2015 se contaban 220.000 muertos y ha obligado a 3.000.000 millones de personas a desplazarse de su lugar de origen hacía otros países con la esperanza de ser acogidos y así poder eludir la sangrienta muerte que los acecha en su país. Algunos de ellos, pocos en realidad, lo han logrado, pero la mayoría han tenido que correr con la peor de las suertes al embarcarse en despiadadas aventuras en el mar que los arrojan a increíbles peligros. Algunos mueren ahogados a causa de los comunes naufragios y sus cuerpos son hallados putrefactos en alguna playa del mundo; otros mueren de sed, hambre y enfermedades mientras hacen el recorrido por mar; y otros que logran llegar a salvo a las costas de Europa tiene que permanecer durante meses, sin alimento, sin medicinas y sin refugio esperando que alguien se apiade de ellos y les brinde algún tipo de ayuda.

Mientras que Rusia y Estados Unidos disfrutan de su situación privilegiada en el mundo, dan discursos sobre paz y derechos humanos y se estrechan las manos en público, financian a su bando elegido, nutriendo una guerra despiadada que sólo hará más ricos a unos y más devastados a otros. Mientras el mundo se prepara para recibir la Navidad y piensa en los regalos y las vacaciones del año, Siria sufre, sufre terriblemente.

Este vídeo nos recuerda que no es el Estado Islámico o el gobierno Sirio quiénes están soportando los golpes de las bombas, los ataque químicos, la perdida de amigos, de hermanos, de hijos, son los civiles, los inocentes, los que nada tienen que ver en el conflicto, quienes pagan las consecuencias de esta infernal guerra.

interior-video-nino-siria

Hoy un niño nos hace esta pregunta: ¿voy a morir?, ¿Qué le vamos a responder? En realidad no vamos a hacer nada, vamos a pedir que esto pare, pero más que eso no y vamos a seguir eligiendo lideres guerreristas que lejos de acabar con conflictos como este van a avivar las llamas de la guerra, todo porque nos sentimos inmunes al sufrimiento, inmunes a que un día una guerra como la que está soportando sobre sus pequeños hombros este niño, toque nuestra puerta y sean nuestros hijos los que mañana le estén pidiendo al mundo que no los abandonen y suplicando para que no los maten… Continúa en la siguiente página… 


Síguenos en Facebook: