Fue a un spa muy reconocido, lo que le hicieron un par de mujeres es espantoso

En este vídeo se hace la denuncia pública sobre el establecimiento que engañó a la pobre mujer.

La presión por no vernos viejas, por estar delgadas y encajar en el molde de las mujeres que aparecen en las portadas de revistas y en televisión nos puede llevar a tomar muy malas decisiones. La fata de amor propio, identidad y seguridad en nostras mismas es un factor determinante en el desarrollo de cada una de nostras. En el afán de vernos “bien” acudimos a una infinidad de procedimientos estéticos y de belleza que muchas veces ponen en riesgo nuestra salud.

Pero como la mujer de este vídeo lo dice, el problema de la seguridad radica sobre todo en los establecimientos que practican cirugías estéticas y diversas intervenciones o procedimientos de belleza.



Algunos, al margen de otros centros de estética con mucha seriedad, respaldo y profesionalismo, no tienen ni siquiera permisos para llevar a cabo determinados procedimientos. (Lee también: Esta es la historia de Karla Jacinto, la joven mexicana que sobrevivió a 43.200 violaciones).

En vez de un profesional debidamente formado, los realiza una persona sin conocimiento y sin experiencia, compran productos en el mercado negro y se hacen millonarios a costa de perjudicar para toda la vida a los incautos que confían en ellos y que ponen su integridad, salud y hasta su vida en sus irresponsables manos, justo como le sucedió a Isabel, quien ahora tiene el rostro deformado… Continúa en la siguiente página…