Su Esposo La Encontró En La Cama Con Otro Hombre, Pero Su Reacción No Fue Normal

Esta historia contiene una escandalosa confesión.

Las relaciones de pareja son muy complicadas y el tiempo puede llegar a destrozar lo que alguna vez nos hizo feliz. Puede que un matrimonio comience con toda la pasión que dos personas pueden sentir y con el amor suficiente para construir un hermoso hogar, pero nadie tiene certeza de si estos dos elementos puedan permanecer intactos cuando los días, los meses y los años se sucedan en lo que parece un espiral infinito. De una cosa si podemos estar seguros todo con el tiempo se transforma, la pregunta es hacía que dirección debemos enfocar el cambio de nuestros sentimientos y emociones dentro de una relación sentimental a largo plazo.

Existen dos opciones.

La primera, esforzarnos por mantener vivo aquello que una vez nos unió y llenarnos con el tiempo de más razones de porqué seguir amando a esa persona. Por ejemplo, si la relación en un comienzo estuvo marcada por el deseo y la pasión y esta inevitablemente se ha ido desgastando, puede la amistad y la complicidad sustituir hasta cierto punto esas primeras motivaciones para querer estar uno al lado del otro. Esto no quiere decir que renunciemos a la pasión, simplemente, que fortalezcamos otros aspectos para darle una estructura solida al matrimonio.



La segunda opción es alejarnos inevitablemente, comenzar a poner barreras entre ambos y desear aquello que está fuera de nuestra casa, de nuestro hogar. Muy seguramente esta segunda alternativa termine en infidelidad, divorcio o en la amargura de una vida insatisfecha.

Claro, que como veremos en esta historia, ser sincero con lo que se quiere no está nada mal, por el contrario es lo más sano que podemos hacer ya que es muy importante saber que cuando una relación no nos llena, nos nos satisface y no nos hace felices lo mejor es que ambas personas tomen rumbos diferentes y luchen por hallar aquello que les revuelve el estómago de emoción con tan sólo pensarlo.

1020293

Callar nuestros verdaderos sentimientos y deseos pueden acabar en una situación como la vivida por Esmeralda y su esposo o terminar aún peor… Continúa en la siguiente página…