Su madre tomó un cuchillo mientras dormía, luego le dijo: “Vas a conocer a Jesús”

Este caso es muy triste, vidas inocentes destruidas en segundos por las acciones de una persona con la mente enferma y trastornada.

Regresaban de sus vacaciones de verano, todo parecía normal, Isabel Martínez actuaba como una madre cariñosa y entregada a su familia, sus cinco hijos nunca manifestaron recibir maltrato ni nada similar, su matrimonio se desempeñaba dentro de los estándares y para ojos externos, los Romero, habitantes de Loganville – Georgia, eran una familia común y corriente.

No obstante, personas allegadas a Isabel comentaron que desde la muerte del padre de ella, la mujer había comenzado a mostrar ciertos comportamientos erráticos y extraños. Por ejemplo, una vecina dijo lo siguiente en una entrevista dada a un medio de comunicación local:

Se dice que el señor era brujo allá en México y ella comenzó a decir que por eso estaba en el infierno y un día durante un rosario cuando estaba rezando, se quemó las manos con la vela porque decía que con ese sacrificio le iba ayudar a su padre a salir de donde estaba”

Así mismo, otros vecinos dijeron que la pareja de esposos últimamente peleaba de manera constante y muy fuerte pues ellos alcanzaban a oír sus gritos. Sin embargo, nadie pensó que las cosas terminarían en una masacre tan horrible.

También, un conocido dijo que ella le había comentado que durante el reciente viaje, había percibido un espíritu maligno que los perseguía y que le había rogado a su esposo que regresaran a casa.

Un primer reporte de los investigadores y acorde al testimonio que dio entre lágrimas y con los ojos llenos de tristeza la pequeña Diana Romero de nueve años de edad, se presume que Isabel, unas horas después de haber tenido una fuerte discusión con su esposo Martín, tomó un cuchillo de la cocina y apuñaló a cuatro de sus cinco hijos: Isabela Martínez de 10 años; Dacota Romero, de 7; Dillan Romero, de 4 y Axel Romero, de 2, todo mientras su marido descansaba.

Posterior a esto, se acercó a Diana, la única hija que permanecía ilesa y según lo que ella dijo, tuvo la desgracia de ver cómo su madre apuñaba a sus 4 hermanitos que estaban durmiendo mientras fueron atacados, la tomó del brazo y antes de arrastrarla hasta donde estaba su padre para que este presenciara como la asesinaba, le dijo:

Perdóname, te amo… Vas a ir al Cielo, vas a ver a Jesús

A lo que la niña contestó llena de miedo y llorando que no quería ver a Jesús, luego la madre la apuñaló repetidas veces hasta dejarla inconsciente, tendida sobre el suelo. Se presume que después procedió a atacar a Martín de 33 años de edad, quien fue encontrado por la policía del condado de Gwinnett junto a las otras cinco víctimas.

Cuando las autoridades llegaron luego de recibir una llamada de alerta hecha por la misma Isabel, encontraron a todas las víctimas muertas, excepto a Diana quién fue hallada todavía con vida y trasladada de urgencia al Children’s Healthcare de Atlanta donde lograron salvarle la vida tras haber pasado dos semanas en cuidados intensivos.

Por supuesto, su estado emocional es muy grave, lejos de ser la niña alegré que antes fue y sólo con el pasar de los días y el apoyo de familiares que se han hecho cargo de ella, ha logrado contar lo que recuerda del fatídico día.



En cuanto a Isabel, fue arrestada en la escena del crimen y señalada inmediatamente como principal sospechosa del asesinato de casi toda su familia a lo que ella responde que es inocente y que fue un amigo de su esposo quién ingresó al hogar y los mató, algo que hasta el momento no ha podido demostrar y que se torna cada vez menos creíble debido a las notables incongruencias de su relato.


Adicionalmente a esto, la mujer llamó mucho la atención cuando se presentó a una audiencia y lejos de mostrar angustía, preocupación o arrepentimiento, no hizo sino sonreirle a las cámaras, hacer gestos de oración, levantar su pulgar y cosas por el estilo, hasta que el juez ya irritado por su desagradable conducta, le ordenó que mantuviera la compostura.

Cuando llegó el momento de la sindicación de los delitos se declaró inocente y anunció que no iba a usar la asesoría de un abogado porque era la gente y Dios los que iban a ser justicia y la liberarían.

En repetidas ocasiones el juez le pidió que reconsiderara esto ya que un defensor era indispensable dentro de un proceso acusatorio, la mujer se mantuvo en su postura y no paró de afirmar que su fe en Dios era fuerte al igual que su esperanza en la gente, continuó sonriendo a las cámaras.

Para miles de personas ha resultado repulsivo ver su actitud, Sin embargo, tendremos que esperar a que un juez dictamine si fue ella o no quién asesinó a sus hijitos y a su esposo y si se demuestra su culpabilidad ojalá no sea tratada como enferma mental, ya que esto evitaría que pague en la cárcel por sus atroces acciones.

Mira en el vídeo a continuación cómo se desarrolló la audiencia y aunque está en inglés, en él podrás ver la extraña y anormal manera en que esta mujer se comportó, casi al final, Isabel Martínez da su espeluznante declaración en español, ya que ella no habla del todo bien el idioma del país.

Enviamos toda la fuerza y buenos deseos a la pequeña Diana para que logre sanar las heridas de su cuerpo y de su alma luego de haber sido víctima de un hecho tan atroz y de haber, de la noche a la mañana, perdido a toda su familia de una cruel manera.

Isabela, Dacota, Dillan, Axel y Martín Q.E.P.D.

Esperamos que se haga justicia.

Fuentes: Independent, DailyMail, News, Heavy.