Su Ojo No Soportó Más La Presión, Este Vídeo Se Convertirá En Tu Nueva Pesadilla

Primero le hizo un examen para tratar de establecer a que se debía la formación de la protuberancia y como lo sospechaba, pudo confirmar que se trataba de un quiste epidermoide o quiste sebáceo, como se le llamaba antiguamente a este tipo de formaciones.

Dicha formación se debe a una obstrucción de alguno de los conductos de una glándula sebácea asociado a un folículo piloso, lo cual hace que el organismo produzca una gran cantidad de células epidérmicas que se acumulan en un pequeño espacio de la dermis, tomando esa apariencia pastosa y olor a fruta agria que tanto nos aterra.

Aunque la acumulación por si misma es benigna, si se descuida tiende a derivar en otros problemas, por ejemplo, cuando el saco que la contiene se rompe por la presión, la sustancia se riega dentro del organismo y puede llegar a infectarse generando un horrible absceso.

Generalmente, aparecen en la cara, en el cuello o en el tronco, sin embargo pueden aparecer en cualquier otra parte del cuerpo. En las mujeres también es frecuente que hagan presencia en la zona íntima. El saco que recubre la sustancia debe ser removido junto con el resto porque sino es casi seguro que con el tiempo volverá a llenarse y esta a adherirse con más fuerza debido a la cicatrización de la piel.

Mira en el vídeo a continuación cómo le extraen un enorme quiste epidermoide a este hombre, ten cuidado si eres sensible porque el asunto resultó muy desagradable e impresionante.