A todos los padres: tomen más fotos porque los hijos crecen y esos momentos jamás vuelven

El tiempo pasa a toda velocidad y en una abrir y cerrar de ojos los momentos más felices que hemos pasado se ven cada vez más distantes, por eso lo único que nos queda para que no desaparezcan para siempre de nuestras mentes es tomar fotos en un pálido intento de conservarlos frescos.

Sin duda no habrá mayor nostalgia que revisar algún día las viejas fotos de nuestros hijos y recordar cómo fueron esos años, aquellos en que eran tan pequeños, tan divertidos y que morían de felicidad al vernos, esos días en que no sólo ellos eran nuestro mundo sino nosotros también el de ellos.

Por tal razón y bajo ese mismo sentimiento Kelsey Carder compartió una bonita imagen que su esposo le tomó en un divertido, pero cotidiano momento que pasaba con su bebé Kane.

Al respecto ella dijo lo siguiente:

Hoy en la noche, mi esposo me mostró una foto que tomó de Kane y de mi hace unos días sin que yo lo supiera. Kane es mi sombra todo el día. Él hace todo lo que yo hago, incluso pretender alisar su cabello con mi mini alisador de viaje. A pesar de lo poco halagadora que esta foto es… Me encanta. Puedes tomar un millón de selfies perfectas, pero las fotos que tus hijos apreciarán cuando sean mayores son estas y las fotos que yo apreciaré cuando ellos crezcan son estas, las que tienen recuerdos preciosos.

Al mismo tiempo su esposo escribió este bonito y breve mensaje para los padres que lo leyeran, invitándolos a tomar todas las fotos que les sea posible, sin importar si hay desorden en el suelo o si no nos vemos muy bien ese día, porque en algún momento cuando las miremos y recordemos el instante en que fueron tomadas, parecerán simplemente perfectas.

Lee a continuación el mensaje que el esposo de Kelsey escribió para todos los padres y no olvides compartirlo.

A todos los papás que leen esto… ¡Tomen más fotos! El amor de sus vidas y la madre de sus hijos es siempre quien está frente a la cámara, tratando de hacer que todo sea perfecto. Así que tomen más fotos de ella. Capturen los momentos en que ella está en el piso jugando con sus hijos, haciendo un desastre en la cocina o empapándolos mientras les da un baño. Estas fotos no son planeadas, pero son perfectamente imperfectas, porque esas son las que ella apreciará para siempre.