Durante semanas sintió mal olor en su hija de año y medio proveniente de su nariz



Nadie ha dicho que ser madre sea una tarea fácil a la que nos enfrentemos sin temor a equivocarnos, por supuesto que cometemos errores, es natural que sea así, sin embargo, nuestra lucha como padres debe ser siempre evitar, tanto como nos sea posible, que estas fallas conduzcan a nuestros hijos a vivir experiencias que de alguna manera los pongan en peligro.

Es tal vez por este sentimiento que Katerina Getsevich, madre de 30 años de edad de una hermosa bebé llamada Accurisa de 18 meses, ha recibido tantas criticas por parte de la comunidad de padres, pues para muchos es incomprensible como no actuó de inmediato ante los alarmantes síntomas que su hija de pronto comenzó a presentar.

El asunto empezó cuando la madre de Accurisa notó un olor desagradable que provenía de su bebé, pensó que era cuestión de bañarla muy bien por lo que de inmediato la metió a la ducha, no obstante, no consiguió con esto eliminar el mal aroma.

Luego del baño, se percató de que dicho olor provenía sobre todo de la nariz de la niña. Sin haber escuchado antes nada al respecto, pensó que podía quitarsele de manera natural con el pasar de los días, sin embargo, las cosas no resultaron así.

Pasada más de una semana del momento inicial, Katerina comenzó a ver a su hijita con síntomas similares a los de la gripe, tenía congestión nasal, fiebre y malestar general. La mucosidad de la nariz era de color verde y contenía algunas pequeñas manchas rojas. Esto la alarmó bastante por lo que llevó a la inquieta Accurisa al Hammersmith Hospital.

Lamentablemente, los médicos que la atendieron no se dieron cuenta del verdadero problema y pensaron que se trataba de un virus infeccioso común, por lo que le dieron antibiótico y la enviaron de vuelta a casa.

Otra semana pasó y la niña no mejoraba, por el contrario, se veía cada vez peor y el mal olor aumentaba cada día más por lo que Katerina decidió volver a llevarla al hospital. Fue entonces cuando el personal médico examinando su nariz se dio cuenta que la pequeña tenía algo atorado en el canal nasal.

Procedieron a retirar el elemento, pero no fue algo fácil, intentaron con un instrumento similar a una aspiradora y con unas pinzas, pero dichos procedimientos resultaban muy incómodos para Accurisa, quien no paraba de llorar y mover su cabeza.

Al fin luego de mucho esfuerzo, lograron extraer lo que resultó ser una pedazo de esponja. Esto era lo que le estaba produciendo el mal olor, pues se estaba degradando dentro de su nariz.

Podías ver todo este pus en la esponja, que olía horrible, era ese olor que habíamos estado oliendo durante dos semanas. — Aseguró al diario The Sun la madre.

Los médicos dijeron que posiblemente la niña había aspirado el trozo de esponja de un juguete y resaltaron el fuerte sistema inmune de la bebé, pues logró resistir bastante bien las bacterias que producía la esponja y que hubieran podido penetrar su cuerpo ocasionándole daños muy graves a su salud.

Lo bueno es que Acurissa se recuperó satisfactoriamente y sin consecuencias, no obstante, Katerina decidió demandar al hospital, pues ha dicho que considera como una negligencia que el primer médico no hubiera detectado el problema y le hubiera recetado fuertes antibioticos que no necesitaba, pues lo único que su hija requería era la extracción de la esponja.

Por su parte el hospital contestó por medio de un comunicado lo siguiente:

Lamentamos que la familia no esté satisfecha con el servicio que recibió. Una comisión investigará cualquier queja que recibamos por parte de ellos.

Fuentes: TheSun.