Encuentran tres perritos atrapados en un depósito de alquitrán



Ante todo es muy importante resaltar la grandiosa y admirable labor que hacen las personas que trabajan en fundaciones dedicadas al rescate y rehabilitación de animales de calle que se encuentran en las más desesperadas, horribles y crueles situaciones. Cabe además resaltar que estas organizaciones sin ánimo de lucro, salvan miles de animalitos, sólo con los escasos recursos que tienen a disposición producto de las donaciones que personas comunes y corrientes les hacen llegar.

De allí la importancia de apoyar su trabajo, bien sea con donaciones o difundiendo sus vídeos e historias, las cuales ayudan a que más personas tomen conciencia sobre la necesidad de tratar bien a los animales, sobre lo frágiles e indefensos que son y sobre cuánto requieren nuestra ayuda.

No obstante todas las personas deberíamos ayudar, son los gobiernos de todos los países los llamados a crear un cambio global y masivo que ponga fin a tanto sufrimiento de nuestros peluditos. Primero endureciendo las penas por abandono y maltrato; segundo, asignando recursos públicos que permitan hacer jornadas de esterilización, crear refugios y hospitales públicos y encargarse en general de que ningún animal vuelva a morir de hambre, sed o violencia.

Pero la realidad dista mucho de ese ideal y por ahora sólo son las fundaciones que con grandes esfuerzos y con los enormes sacrificios personales de sus miembros logran auxiliar a algunos de los animales que se van a encontrando en el desarrollo de su loable labor.

Una de estas maravillosas organizaciones es Animal Aid Unlimeted, una fundación creada 1977 que centra su labor animalista en India, un país donde la pobreza es tan grande que millones de personas viven las más criticas condiciones de miseria, pero cuyo escenario animal es mil veces peor.

El 26 de noviembre de 2017, voluntarios de esta fundación recibieron la denuncia de varios vecinos sobre unos perritos que no paraban de llorar, llevaban así horas. Tan rápido como fue posible, un grupo de voluntarios se desplazó hasta el lugar señalado y efectivamente allí encontraron a tres perritos cachorros, totalmente pegados al suelo.

Se presume que los perritos fueron dados a luz cerca de un lugar en el que habían sido abandonados unos barriles con restos de alquitrán, una sustancia muy pegajosa y densa que suele ser utilizada en esta zona para pavimentar ciertas vías de acceso. El deterioro de los barriles hizo que la sustancia se derramara, creando unos pequeños depósitos. Probablemente los perritos estaban inspeccionando la zona, jugando o en búsqueda de alimento, y por accidente quedaron atrapados en medio del alquitrán.

Una vez untadas sus patitas, les fue imposible desprenderse y entre más fuerza hicieron, más se pegaron a la sustancia. Desesperados, asustados y exhaustos no pararon de llorar, pidiendo auxilio, esperanzados en sus pequeños corazones de que alguien los pudiera ayudar.

Afortunadamente, los vecinos no hicieron oídos sordos y llamaron a Animal Aid Unlimited. Para el equipo que acudió a atendar la emergencia no fue fácil hallar una solución a lo que veían. Ante si tenían tres cachorros exhaustos, deshidratados y a punto de darse por vencidos. Uno de ellos incluso tenía su boquita abierta y llena de la sustancia, lo que le hacía cada vez más difícil respirar.

Rápidamente se dieron cuenta que liberarlos allí mismo era imposible y sabían que debían actuar con la mayor velocidad y efectividad posible si querían salvar estas tres inocentes vidas. Decidieron entonces cortar el suelo en el que se había depositado el alquitrán y como si de placas se tratara así pudieron trasladar a los perritos, adheridos aún a ellas.

Cuando llegaron a las instalaciones de la fundación fueron atendidos inmediatamente, el grupo médico se centró en despegar por medio de bisturí y tijeras todo el alquitrán que pudieron, otro grupo, por medio de jeringas comenzó a hidratar a los pobres animalitos y un tercer grupo, con toda la paciencia del mundo, les aplicó aceite para derretir la horrible sustancia y liberalos poco a poco.

Pese a los esfuerzos, los tres cachorros se veían muy cansados y tristes, nadie podía dar seguridad de que lograran sobrevivir, se necesitaría de varios días para poder retirar todo el alquitrán y no se sabía si los chiquitos serían capaces de resistir.

Pero al cabo de algunos días, su espíritu demostró cuan fuertes eran. Se necesitó semanas y muchos baños y masajes con aceite para hacer que las tres almitas se recuperaran del sufrimiento que vivieron. Sin embargo pronto los tres perritos volvieron a ser tan juguetones como cualquier otro cachorro y aún más importante a los dos días de haber sido rescatados les dieron la mejor de las sorpresas.

Como el equipo de la fundación sabía que estos tres cachorros aún eran muy pequeños para haber estado solos, imaginaron que la madre podía estar cerca al lugar donde fueron hallados y con toda la voluntad del mundo se volvieron a trasladar a la zona y emprendieron una exhaustiva búsqueda que finalizó con la captura de la mamita de los cachorros. Al principió ella estaba muy asustada, pero cuando la reunieron con sus crías, todo fue felicidad.

Ahora madre y bebés se encuentran bajo el cuidado de Animal Aid Unlimited, quienes los han cuidado, alimentado y esterilizado. Pronto todos, incluyendo a la madre, estarán listos para ser dados en adopción y así encontrar un hogar donde los amen y jamás permitan que se vuelvan a encontrar en una situación tan penosa como la que vivieron.

Mira a continuación el vídeo original de la fundación, donde podrás ver la increíble recuperación que tuvieron los tiernos cachorros y el estado general en el que ahora están.

Si quieres conocer más sobre la fundación y donarles lo que esté en tu corazón para que ellos sigan adelante con su noble labor, puedes hacerlo en el siguiente enlace: Animal Aid Unlimited.

Agradecemos mucho a las personas que se vieron involucradas en este rescate, destacamos su labor tan poco valorada y celebrada pero tan importante para hacer una diferencia en la vida de aquellos peluditos que se encuentran más indefensos y vulnerables que nadie en medio de sociedades crueles que los ha señalado como inferiores, como seres sin importancia que no sienten ni merecen respeto o amor.

Así mismo, a quienes han leído esta historia y se han condolido con la triste situación que viven los animales de la calle les hacemos llegar nuestro afecto y  les transmitimos toda nuestra confianza en que son personas como ustedes las que podrán a través de la concientización y los pequeños actos, transformar el mundo, para que sea un mejor lugar para todos los animales que en él viven.