Esta adolescente casi pierde a su bebé 9 veces antes de darlo a luz





Lucy Richards tenía 19 años de edad, cuando un día en la oficina tuvo que ir de emergencia al baño pues se sentía muy mojada, como si hubiera tenido una descarga involuntaria, pero a penas pudo llegar al cubículo, pues se dio cuenta que estaba sangrando en gran cantidad y perdía las fuerzas a cada paso.

 

Cuando llegó al hospital, los médicos le informaron que estaba embarazada de cinco semanas y que el sangrado se debía a un aborto espontaneo que estaba teniendo. Afortunadamente, lograron controlarlo a tiempo y no había perdido al bebé.

Para Lucy todo el asunto fue una sorpresa enorme, no entendía que estaba sucediendo ni cómo era que estaba embarazada si ella venía desde hacía años usando no uno sino varios métodos anticonceptivos.

Una vez hubo puesto todo en orden en su mente, aceptó la idea de que esperaba un bebé y prometió defenderlo con todas sus fuerzas, desde ya sentía que lo amaba y que haría cualquier cosa por él.

A partir de ese momento y hasta la semana 14 tuvo ocho intentos más de aborto, una cifra espeluznante, pero su bebé, que era niña y que desde antes de nacer la llamó Emma, se aferraba con todas sus fuerzas a su madre y se negaba a ser expulsada del vientre.

Lucy por su parte, también hacia todo lo que podía para evitar perder a su bebé.

Fue diagnosticada con placenta previa a las 36 semanas de embarazo, una afección en la que la placenta crece hacia el útero inferior y causa un sangrado abundante.

A los ocho meses los médicos determinaron que no podía seguir adelante con el embarazo y decidieron hacerle una cesárea de emergencia. Lucy casi no sobrevive, perdió varios litros de sangre y su estado fue muy delicado.

Para Emma tampoco fue fácil, aunque los médicos se esforzaban todo lo que podían, no lograban sacarla. Finalmente y al borde de la muerte de ambas, todo salió bien.

Lucy se recuperó, luego de pasar algunos días en cuidados intensivos y que tuvieran que extraerle el útero, por lo cual nunca más podrá tener hijos.

La pequeña, gracias a los esforzados cuidados de su madre creció fuerte y hermosa.

El día que di a luz fue el peor día de mi vida, pero el día que finalmente sostuve a mi hija fue el mejor. – Dijo Lucy, muy conmovida en una entrevista que le hicieron.

CoolCloud en tu email, suscríbete:

No te pierdas lo mejor de CoolCloud!
suscribe tu email!

Las redes sociales tienen políticas que restringen muchas de las historias que te gustan, si no quieres perderte nada lo mejor es que las recibas directamente en tu email.

Gracias por suscribirte.

Algo salio mal.