Fue despedida de la escuela por darle comida a un niño que no llevaba dinero

Le dijo en secreto al niño: “Recuérdale a tu mamá que necesitas dinero” y le entregó su bandeja de alimentos.

Bonnie Kimball había trabajado durante más de cinco años para una compañía que prestaba sus servicios alimenticios en la cafetería de la escuela Mascoma Valley Regional High School en Canaan, New Hampshire, hasta que un pequeño acto de consideración con un niño la condujo a perder su empleo.

Todo comenzó a principios de abril de este año cuando un niño se acercó a la barra a tomar su almuerzo.

Pixniu

Un acto de empatía pagado con injusticia.

Bonnie de inmediato se dio cuenta que el chico no actuaba normal por lo que se fijó bien en sus movimientos y rápidamente se dio cuenta que el niño no tenía dinero con que pagar la comida que había tomado en la cafetería de la escuela en la que la mujer trabajaba. Ella en un acto de solidaridad con la situación del menor, se acercó, le entregó la bandeja y le dijo disimuladamente que le pidiera a su madre que le enviara dinero para pagar sus almuerzos la próxima vez.

El niño comprendió el mensaje y se retiró rápidamente.

El problema fue que alguien vio lo que la amable mujer hizo con el chico e informó al supervisor, quien ese mismo día despidió a Bonnie.

La mujer recibe apoyo de toda la comunidad.

Tras unos días, la situación llegó a las redes sociales gracias al apoyo que tuvo Bonnie de parte de sus compañeros de trabajo quienes se negaron a continuar con sus labores hasta que reintegraran a la mujer a su empleo, sin embargo, lo que no esperaban era que en pocas horas la escuela tuviera cientos de mensajes en los que se acusaba a la institución de intolerancia y de haber cometido una equivocación con la mujer quien sólo había mostrado tener el suficiente corazón como para impedir que un pequeño se fuera sin su comida porque no tenía el dinero para pagar por ella.

De inmediato los directivos quisieron corregir la situación y le exigieron a la empresa encargada de la cafetería que volvieran a contratar a la mujer que había sido despedida injustamente.

Incluso, para compensar lo sucedido y convencerla de aceptar su trabajo de regreso, le ofrecieron una compensación económica y un nuevo puesto para trabajar con el gerente en la revisión y ajuste de las políticas de la empresa para fijar nuevos protocolos en los casos en los que los niños no lleven dinero para pagar sus almuerzos, pero ella siempre sostuvo su negativa a volver.

No lo están haciendo por mí, lo están haciendo para salvar su imagen, – Le dijo Bonnie Kimball a CNN.

Afirma que no lo hace por orgullo, sino porque siente que sólo la están usando para restablecer su imagen ante la comunidad ya no sólo de padres sino de la ciudad entera y que si el caso no hubiera llegado hasta los medios, nunca se hubieran preocupado por lo que hicieron.

Al parecer a la escuela le va a tocar aceptar la negativa situación en su contra y esperar a que el asunto pierda la atención de las personas.

Por el momento Bonnie ha recibido miles de mensajes de apoyo y felicitaciones por haber actuado con generosidad ante el niño que no tenía dinero.

Fuente: CNN.