Padre alimenta a su hija recién nacida mientras la madre lucha por su vida






Muchos padres por miedo a ver comprometida su reputación o su hombría hubieran rechazado de plano la sugerencia de las enfermeras sobre darle de comer a su hija recién nacida, simulando la acción de la madre de darle pecho al bebé. Maxamillian Kendall Neubauer demostró que no es uno de esos hombres.

Maximillian es soldador de tubería y el día que se enteró de que su mujer estaba esperando un bebé fue el día más feliz de su vida. Todo parecía marchar muy bien, pero durante un control de rutina, el médico encontró la presión sanguínea de su esposa muy alta lo que denotaba preeclampsia.

En un principio pensaron que luego de algunos exámenes podrían volver a casa, pero no fue así, pues el médico determinó que lo mejor sería inducir el parto. Sin embargo, el problema fue que en medio del trabajo de parto la esposa de Maximilian sufrió una convulsión y los médicos tuvieron que intervenirla por medio de una cesárea de emergencia.

Cuando por fin superaron la primera convulsión y creían que todo estaba estable, la mujer sufrió una segunda convulsión, las cosas se estaban poniendo realmente criticas.

En el intermedio entre los dos eventos, la bebé recién nacida fue llevada ante el padre, a quien no habían dejado ingresar debido al delicado estado de salud de la madre. Mientras el fascinado la sostenía entre sus brazos, una enfermera le dijo que debían darle una leche formulada a la bebé de inmediato, dado que la madre no podía alimentarla en ese momento.

Él pidió que le permitieran estar un tiempo más con su hija, fue entonces cuando la enfermera le propuso una alternativa para alimentar a los recién nacidos de manera que estuviera presente el contacto piel con piel y el vínculo generado naturalmente con la madre por medio del acto de dar pecho. Para ello le pondrían un pezón artificial que estaría conectado a una jeringa con la leche formulada.

Maximillian dice caracterizarse por siempre probar cosas nuevas y tratándose de algo tan importante como el primer contacto con su hija, no podía negarse a intentarlo.

Cuando los padres de su esposa entraron a la sala de maternidad donde lo habían ubicado, no podían creer lo que estaban viendo. La madre de ella se reía a carcajadas diciendo: Sólo tú, Maxie eres capaz de hacer algo así… ¡No le creí a las enfermeras cuando me dijeron, mi Dios solo a ti se te ocurre!

Por otro lado el padre de su esposa, un hombre muy rudo y conservador, lo miraba de reojo con un poco de desconfianza.

Afortunadamente la madre de la bebé logró superar la crisis y gracias a las oportunas decisiones médicas, finalmente se recuperó al cien por ciento… y si de ahí en adelante fue la encargada de alimentar a su bebé.

Sin embargo, la pareja tendrá una bonita anécdota que contarle a su hija cuando crezca y lo ocurrido nos dio un ejemplo de lo importante que es que un bebé tenga el amor de ambos padres, por si alguno llegase a faltar, siempre esté ahí el otro para darle todo lo que necesite.

Sentí una conexión en el momento en que vi a mi niña. Tengo que abrazarla y ayudarla a acostumbrarse a la lactancia, espero lograrlo. Realmente lo hice solo para ser un buen padre y ser un héroe para el personal de enfermería porque ellos son superhéroes. No debemos olvidarnos de las madres, yo también lo hice por ellas. – Expresó para terminar Maximillian.

 

CoolCloud en tu email, suscríbete:

No te pierdas lo mejor de CoolCloud!
suscribe tu email!

Las redes sociales tienen políticas que restringen muchas de las historias que te gustan, la mejor forma para que no te pierdas estas historias es que las recibas directamente en tu email.

Gracias por suscribirte.

Algo salio mal.