Una bebé con síndrome de down rechazada por 20 familias por fin encontró su hogar

Los padres biológicos de Alba la abandonaron al nacer por su condición. Ahora desafía los estereotipos de paternidad junto a Luca y se acompañan en todo.





Con tan sólo un mes de vida, Alba fue abandonada por sus padres biológicos. En la espera de ser adoptada en un hogar, fue rechazada por 20 familias. Todo apuntaba a que la vida no sería fácil para la pequeña con síndrome de Down.

En Nápoles, Italia, un joven también atravesaba por momentos difíciles. A pesar de que ambos vivían experiencias complejas, eran totalmente distintas pero un punto importante haría que más tarde sus vidas se unieran.

Luca Trapanese tenía 14 años cuando su mejor amigo Diego murió de un cáncer terminal. Acompañarlo en el desarrollo de la enfermedad hizo un cambio importante en su forma de ver la vida. “Su muerte me dejó una conciencia profunda de lo que es vivir con una enfermedad, por eso comencé a ser voluntario de la Iglesia en Nápoles, ayudando a las personas con discapacidad”, contó en su libro, Nacida para ti.

Tras hacerse grandes amigos y vivir una buena experiencia, Luca pensó que podía volverse cura para seguir en ese camino, ayudando a las demás personas. Pero enamorarse lo hizo desistir de aquella idea. Con su pareja fundaron una organización para brindar ayuda a personas con discapacidad.

En su libro contó que con su compañero siempre hablaron de la idea de adoptar y la idea era acoger a un niño con discapacidad para formar su familia. Sin embargo, tras 11 años de relación, decidieron separarse. Soltero, Luca quiso seguir adelante con la idea, aunque en ese momento no podía adoptar en Italia.

Afortunadamente las cosas cambiaron y Luca no dudó ni un segundo en postularse para el proceso. En un principio le dijeron que la única posibilidad de recibir un niño era adoptar uno que nadie quería. Él aceptó la condición de inmediato porque “tenía las herramientas necesarias para hacer frente a cualquier problema que un niño pudiera tener”, escribió en su libro.

En julio de 2017, Luca al fin pudo conocer a su hija y al tenerla en sus brazos supo de inmediato que serían inseparables. Esa bebé era Alba, una pequeña de 18 meses de hermosos ojos azules y pelo rubio. Tras 20 intentos fallidos de conseguir una familia, por fin integraría una llena de amor.

Desde entonces el par ha desafiado los estereotipos sobre la paternidad y el concepto de familia en Italia. Luca es soltero y gay y ahora es completamente feliz con su hija con Síndrome de Down que había sido rechazada por 20 familias.

Pero ellos disfrutan lo más que pueden y Luca sigue ayudando a los demás. La cuenta de Instagram de él está repleta de lindas fotografías de ambos.

CoolCloud en tu email, suscríbete:

No te pierdas lo mejor de CoolCloud!
suscribe tu email!

Las redes sociales tienen políticas que restringen muchas de las historias que te gustan, si no quieres perderte nada lo mejor es que las recibas directamente en tu email.

Gracias por suscribirte.

Algo salio mal.