Un gatito es encontrado totalmente congelado pero una familia logra lo imposible



Ver el momento en que este gatito vuelve a la vida, además de emocionante, es muy conmovedor, porque arruga el corazón pensar todo lo que tuvo que sufrir, los horribles momentos previos a alcanzar la congelación, el dolor del entumecimiento y la angustía de sentir que su vida abandonaba su cuerpo, pero también es muy satisfactorio ver el hermoso desenlace que tuvo su historia.

En palabras de la propia familia: “fuimos testigos de un milagro” y gracias a que ellos estaban grabando, todos pudimos ver cómo un tierno gatito de apenas semanas de vida, logro volver de entre los muertos, fue uno de esos eventos que realmente emocionan hasta lo más profundo del alma, el rescate de una vida.

Su historia comenzó el día más frío del fuerte invierno que se vivió en Estados Unidos al finalizar el año 2015, cuando uno de los hijos menores de la familia Bingham mientras jugaba en el jardín, se topó con lo que fácilmente hubiera podido pasar por una roca cubierta de hielo, pero que al fijarse bien, resultó ser un pequeño gatito, que estaba completamente congelado.

El pequeño alertó rápidamente al resto de la familia, quienes respondieron de inmediato, preocupados por el estado del animalito. Branden, el padre, lo tomó entre sus manos e intuyó que el gatito aún estaba vivo, en compañía de su familia lo llevó al interior de su casa y lo acercó a la chimenea para que recibiera calor de una fuente directa.

Pasaron los minutos paro nada cambiaba, el gatito seguía petrificado y con sus ojitos totalmente abiertos e inexpresivos.

Todos pensaron que ya era tarde y había fallecido, pero el padre no se quiso dar por vencido y recordó haber visto alguna vez algunas indicaciones de como prestar primeros auxilios a un animal, por lo  que procedió a intentarlo.

Durante algo más de una hora estuvo intentando revivir al pequeño animal, todos en la habitación intentaron decirle que ya era demasiado tarde y que parara en su intento de devolverle la vida, pero entonces cuando estaba a punto de desfallecer, vio un leve movimiento en una de sus paticas, siguió practicandole masaje al corazón junto al calor de la chimenea, poco a poco el gatito comenzó a descongelarse y a recuperar la conciencia… Continúa en la siguiente página…