Su hijo estaba al borde de la muerte pero antes de partir debía decirle algo a su madre

Si quieres mandarle tu saludo o ponerte en contacto con Ruth, la madre del pequeño Nolan, que en paz descanse, puedes hacerlo en el enlace que encontrarás abajo. Nosotros por nuestra parte elevamos una plegaría en nombre de este ángelito para que las puertas del cielo se abran completas y allí al fin pueda descansar por toda la eternidad. A la madre, toda nuestra fuerza en este momento de indescriptible dolor.



Para una madre que ha luchado al lado de su pequeño incansablemente como los dos guerreros más valientes que el mundo podría ver, recibir los mensajes de aliento y solidaridad de personas de todas partes del mundo que se han conmovido con su historia, es sin duda, el afecto y el apoyo que le permitirá recorrer la senda del doloroso duelo de la muerte de su pequeño y hallar de nuevo el camino de su vida para culminarlo, algún día, en aquel lugar donde su pequeño la espera sonriente. Por ello, no dudes en escribirle algunas palabras de ánimo.

En el vídeo que encontrarás a continuación podrás conocer la triste historia de estos dos valientes que en medio de su dolor, tanto físico como del alma, tuvieron al menos la oportunidad de decirse adiós y mirarse una última vez a los ojos con la promesa de reencontrarse algún día en el más allá.

La historia de esta familia comienza cuando Ruth y su esposo Johnathan se enamoraron en una ocasión en que él fue a vender calendarios a la oficina donde trabajaba ella, fue amor a primera vista y se volvieron inseparables.

Algunos meses después de empezar a andar juntos, Ruth quedó embarazada de su primera hija, Leila. En ese momento decidieron formalizar su relación, se comprometieron pero en el proceso ella quedó nuevamente embarazada y un mes antes de la boda, el 7 de septiembre de 2012 nació Nolan. Luego del nacimiento de su segundo bebé, bendijeron su relación bajo el manto del sagrado matrimonio.

Ruth recuerda que Nolan era perfecto, era un bebé sonriente, por naturaleza no lloraba y todo en él era maravilloso.

No pasó mucho tiempo para que un tercer hijo subiera a bordo. En mayo de 2015 ya eran cinco miembros los que constituían su familia. Lamentablemente en mayo de ese mismo año, Nolan comenzó a presentar los primeros síntomas de su enfermedad.

De un momento para otro el pequeño comenzó a tener fuertes reacciones alérgicas, a sangrar profusamente por la nariz y sentirse en extremo cansado. Tenía días buenos y días muy malos y al menos una vez por semana mamá, debía llevarlo al médico, quienes lo tenían bajo un fuerte régimen de antibióticos.

Como Nolan no mejoraba empezaron a evaluar posibilidades más desalentadoras. Un día cuando el pequeñito estaba muy mal, con los pulmones y las vías respiratorias congestionadas, Ruth recuerda que el médico le dijo lo siguiente:

“El doctor me hizo sentar y me dijo: “Tengo horribles noticias para ti. Las muestras del tejido que le extrajimos, fueron enviadas a patología. Nolan dio positivo para el rabdomiosarcoma (una forma agresiva y altamente maligna de cáncer infantil). Dijo que las cosas no pintaban nada bien. Estas son las únicas palabras que recuerdo, luego todo se volvió muy confuso.”

A partir de ese momento toda su vida se tornó muy difícil, pero madre e hijo siempre estuvieron dispuestos a dedicarse una sonrisa mutuamente. Ruth, describe a Nolan como un niño siempre dispuesto a ayudar a los demás, un ser muy dulce y cariñoso.

Recuerda que en el hospital, cuando el pequeño oía a otros niños llorar, abandonaba su cama y se dirigía a la habitación de la cual provenía el llanto, tomaba la mano del niño y le empezaba a decir que se calmara, que ya todo iba a pasar, era como si tuviera un don tranquilizador, porque casi siempre los niños se calmaban al sentirlo allí y escuchar sus palabras.

Pese al optimismo que lo caracterizaba, cada día que pasaba, este pequeño empeoraba, las cosas se pusieron muy difíciles pero Ruth y Nolan no se separaron ni un minuto, batallaron juntos, hombro a hombro.

En la foto de abajo se puede ver a Nolan acostado en el tapete al lado de la ducha, mientras su madre tomaba un baño, en esa ocasión se rehusó a separarse de ella, ese día tenía miedo. Unos meses después Ruth tomó la misma fotografía pero esta vez ya sin su pequeño. Confiesa que le da terror entrar a esa ducha y saber que al salir con toda certeza no encontrará a su niño, porque él ya ha partido de este mundo.

En esta otra foto, podemos ver al siempre sonriente pequeño haciendo realidad un sueño que desde que tenía memoria deseaba. En ese momento le dijo a su madre que quería ser recordado de esta forma, como un policía.

El agresivo tipo de cáncer puso fin a la vida del pequeño Nolan el 1 de febrero del 2017, luego de dos años de incansable lucha por intentar vencerlo. Nolan fue un niño muy valiente, soportó los más duros tratamientos, todo el estrés y dolor que su enfermedad le producía.

A su lado siempre estuvo mamá apoyándolo y haciendo lo que estaba a su alcance para aliviarlo.

Cuando su cuerpo ya no daba más, tuvieron una hermosísima conversación en donde ella lo liberó de la responsabilidad que él tenía de luchar por mantenerse vivo para hacerla feliz. En ese momento él decidió irse al cielo y cayó en coma, pero con su último aliento abrió una última vez sus ojitos y se despidió para siempre de su madre, le dijo “TE AMO MAMI” y falleció.

Su historia desgarra el corazón y nos recuerda lo valiosos que estar vivo y sano, lo afortunados que somos de poder disfrutar de un día cálido, de una cena deliciosa, del aire fresco… de la presencia de nuestros seres amados.

Su madre dice que ahora sólo tiene una aspiración y es que el breve paso de Nolan por este mundo ayude a todos los que se den cinco minutos para enterarse de su historia, a comprender lo valiosa que es la vida y encuentren en su hijo la inspiración para siempre despertar con una sonrisa de agradecimiento en el rostro, porque si un niño de cuatro añitos que sufría un terrible cáncer, que tuvo que soportar indescriptibles dolores cada uno de sus días y que debía despedirse a diario de sus seres queridos sin saber si volvería a despertar, lo pudo hacer, todos tenemos la obligación de seguir su noble ejemplo.

Q.E.P.D.

No olvides enviar a Ruth tus palabras de ánimo y admiración a través de su Facebook: Nolan Strong

Fuentes: CNNTheAdvertiser, Facebook.