Abuelos que se encargan de sus nietos alargan sus vidas para poder cuidarlos

Hay un vínculo entre el niño cuidado y el cuidador, la evolución lo hizo así.

Un estudio publicado en la revista Evolution and Human Behavior evaluó a 516 personas mayores de 70 años con diferentes características sociales, económicas, comportamentales y de salud. Del grupo objetivo, 80 cuidaban de sus nietos eventualmente y compartieron el hecho de haber vivido cinco años más que el resto de los individuos estudiados. Este patrón llevó a los científicos a cargo del informe a establecer una relación entre la crianza de los nietos y la extensión de los años de vida.

Pixabay

Si esta hipótesis es correcta, ¿qué hace que los abuelos que cuidan de sus nietos vivan más?

Según el Dr. Ronan Factora de la Clínica Cleveland, la longevidad de los abuelos que cuidan esporádicamente de sus nietos puede estar relacionada a los procesos hormonales que lleva a cabo el organismo, pues el contacto con los niños, bien sea por la noción de ser necesitados por alguien, por el vínculo afectivo o por la alegría transmitida a través del juego, aumenta la presciencia de las sustancias denominadas por algunos neurocientíficos como “el cuarteto de la felicidad”.

Estas sustancias son: las endorfinas, consideradas como el analgésico natural que actúa sobre los receptores del dolor; la serotonina, la hormona encargada de hacernos sentir bien, optimistas, alegres, con energía; la dopamina, llamada la hormona del amor; y la oxitocina relacionada con la generación de vínculos emocionales.

Entonces, al relacionarnos con un niño, máxime si es un ser querido, elevamos nuestra sensación de bienestar y felicidad, lo que redunda en que sintamos menos dolor, menos ansiedad, menos soledad y menos estrés, sensaciones vinculadas la detrimento de la calidad de vida y la longevidad.

Pixabay

De esta manera se podría explicar el porqué cuidar de los nietos puede alargar los años de vida.

Cuidar eventualmente y no a tiempo completo puede ser la clave.

Las condiciones en que cuidamos de un niño deben ser idóneas para que las sensaciones sean positivas y en el caso en que sea un anciano el cuidador, es muy importante que no conlleve esfuerzo adicional o desmedido pues esto inevitablemente hará que la persona lejos de sentirse feliz y motivada, se vea afectada a nivel emocional y físico.

En este sentido cabe resaltar que los abuelos observados durante la investigación no cuidaban de sus nietos a tiempo completo ni eran padres adoptivos, por lo que las relaciones establecidas en el informe aplican a quienes de manera voluntaria y eventual pasan tiempo con sus nietos.

Pixabay

Fuente: ScienceDirect.