Soldado caído en combate envía desde el cielo una señal de ánimo para su familia

Este vídeo comienza con una nostálgica tradición. Gustavo Ríos partió de este mundo hace 5 años mientras cumplía con su deber en Afganistán. Él nació en Colombia, pero al cumplir 21 años dejó su país de origen y se fue a vivir a los Estados Unidos, allí residió por varios años.

Durante ese tiempo conoció a su esposa Tiffani, con la que tuvo a sus dos adoradas hijas, Isabella y Elizabeth. Cuando falleció sus niñas aún eran muy pequeñas, pero Tiffani se encargó de que su recuerdo estuviera siempre presente en sus vidas y que las niñas aprendieran a amar a su padre aunque él ya no pudiera estar a su lado. Ella se encargaría de que lo conocieran a través de las huellas que él había dejado en vida.

Entre las cosas que Tiffani consideraba muy importante transmitirle a sus hijas se encontraba la tradición de celebrar su cumpleaños, que ellas recordaran siempre este día y lo honraran como lo merecía y sobre todo, como nacía desde el fondo de sus corazones.

Por eso siempre en el día de su cumpleaños, mamá e hijas iban a visitar la tumba de Gustavo, le llevaban flores e inflaban globos con helio. Estos globos eran muy especiales ya que llevaban escrito un bonito mensaje de parte de las tres mujeres que lo amaron en vida y lo extrañaban ahora que ya no estaba a su lado. Como los globos estaban llenos de helio flotaban hacia el cielo y con ellos la esperanza de que su mensaje llegase al lugar donde ahora su padre descansa en paz.

Luego de cinco años de llevar a cabo lo que ahora era una tradición familiar, un hecho insólito se manifestaría pronto en sus vidas a manera de respuesta de su adorado padre.

En el quinto año del fallecimiento de Gustavo Ríos, uno de los globos escrito por su hija menor, no sólo se elevó hacia el cielo, sino que recorrió una distancia de más de mil kilómetros para posarse de nuevo en la tierra, pero esta vez en una cuidad muy lejana de la que su esposa e hijas habitan.

Una completa extraña encontró el globo con el mensaje escrito y conmovida por las bonitas palabras que una niña le había escrito a su padre fallecido, le tomó una foto y lo recogió. Tan pronto llegó a su casa, subió la imagen a su perfil de Facebook para compartir con todos sus contactos una breve reflexión sobre lo afortunadas que somos las personas que tenemos a nuestros seres queridos a nuestro lado y elevando una plegaria por el padre de la pequeña.

Mira en el vídeo a continuación la historia completa y compártelo si crees que nuestros seres queridos nos envían señales de esperanza y paz desde aquel lugar lejano donde nos esperan.

Las palabras dedicadas por la niña a su padre conmovieron a muchas personas porque no es fácil permanecer indiferente al saber que una pequeña vive sin su progenitor porque esté ha dejado el mundo en el cumplimiento de su deber, todos compartieron la publicación de la mujer y esta se hizo viral en pocos días.

Fue así como un día mientras Steffani estaba navegando por la red social, se encontró con la foto y reconoció el globo amarillo que hacía unos días habían lanzado para recordar el cumpleaños de Gustavo Ríos.

Ahora ella está feliz de saber que el globo recorrió una gran distancia para nuevamente terminar en sus manos. Ella y sus hijas lo interpretan como un mensaje de parte de su adorado esposo y padre, que desde el cielo les dice que siempre estará a su lado.