5 trucos para lograr que tu bebé duerma toda la noche



Un descanso constante y profundo es clave para gozar de buena salud y se aplica tanto para los bebés (importantísimo porque ellos están en etapa de desarrollo) como para los padres, que a diferencia de sus hijos no pueden dormir al día siguiente, sino que tiene que levantarse para cumplir con sus obligaciones.

Por supuesto levantarse varias veces, interrumpiendo el sueño, no se puede considerar como un descanso completo y saludable. Por ello, desarrollamos estos 5 trucos para lograr que tu bebé duerma toda la noche y de esta forma padres e hijos se puedan beneficiar del placer de dormir bien.

1. Siestas cortas durante el día. Lo ideal es que duren 45 minutos, pero es muy importante que también determines el tiempo entre una siesta y otra. Intenta que tu bebé pase 90 minutos despierto entre cada periodo de sueño los primeros seis meses y aumenta progresivamente el tiempo sin dormir por múltiplos de 90.

2. Rutinas antes de dormir. Cuando la hora de dormir se acerque establece una rutina con 20 minutos de anterioridad para relajar a tu bebé. Lo puedes hacer por medio de actividades tranquilas y sin mucho ruido. Puedes intentar darle un baño relajante o cantarle canciones de cuna en un lugar con luz muy tenue. Pon música suave y arrúllalo. Atrévete también a probar aromatizando tu hogar con olores relajantes.

3. Aliméntalo con leche materna. Cuando un bebé está llenito y bien alimentado es más probable que duerma plácidamente. Además, ellos por instinto al succionar se calman, ya que se elevan sus niveles de oxitocina, la hormona del bienestar.

4. Masajes. Consentir a tu bebé, ayuda a que el pequeñito se relaje y consiga patrones de sueño más desarrollados. Incluso masajearlo, aumenta la producción de melatonina, que es una hormona que favorece el sueño.

5. Sonidos ambientales. Son aquellos que simulan el ruido que hacen las olas del mar, el silbido del viento, el cantar dulce de los pajaritos, una catarata o inclusive el latir del corazón. Deben, por supuesto, ser muy armónicos y tocarse en bajo volumen para que de ninguna forma inquieten o interfieren el sueño del bebé. Estos sonidos lo relajaran y le darán la impresión de no estar solo.

Esperamos estos consejos te sirvan de ayuda para mejorar el bienestar de tu bebé  y el tuyo también. Si consideras que la información contenida aquí es útil, no olvides compartirla con otros padres que les venga bien tenerla en cuenta.

Fuentes: HelthyChildren.